Samsung lleva un tiempo tratando de darle la vuelta a un serio problema: ya no vende tantos smartphones como antes. Uno de los principales culpables de la situación es el Galaxy S5. Según fuentes cercanas a la compañía citadas por el Wall Street Journal, Samsung vendió un 40% menos de unidades del S5 comparado con el S4 en los tres meses tras al lanzamiento. Es decir, 12 millones de unidades del S5 frente a 16 millones del S4. La compañía está considerando una fuerte reestructuración para revertir la situación.

Según el WSJ, EE.UU. es el único mercado donde las ventas del S5 han superado a las del S4. Sin embargo, en otro país clave, como China (el segundo en volumen de ventas para Samsung), las ventas del S5 se quedaron un 50% por debajo de las del S4 durante los seis primeros meses tras el lanzamiento.

Los propios datos financieros de la compañía muestran la realidad de la situación: su beneficio neto entre julio y septiembre fue el menor en más de tres años y cayó casi un 50%, hasta los 3.900 millones de dólares, comparado con los más de 7.800 millones de dólares del mismo periodo del año anterior. En un año, Samsung ha pasado de tener un 32,5% de cuota de mercado en smartphones a nivel mundial a tener un 23,8%, según IDC. Samsung sigue siendo un gigante y el líder en smartphones, pero su caída en cuota y ventas trimestre a trimestre no augura nada bueno.

Como resultado, la compañía está considerando una seria reestructuración de su organización, señala el WSJ. El primero en ser relevado de su puesto podría ser el actual co-consejero delegado y jefe de la unidad de móviles, J.K. Shin. Veremos si los cambios se producen y quién será el sucesor. Pero se enfrentará a una situación complicada: un mercado de smartphones maduro, con precios a la baja y con una brutal competencia de fabricantes chinos. [vía WSJ]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)