Es una de las ideas más conocidas para explicar las complejidades de la mecánica cuántica. En 1935, el físico austriaco Erwin Schrödinger propuso el experimento del gato imaginario encerrado en una caja que podría estar muerto y vivo a la vez para demostrar, entre otras cosas, lo que se conoce como entrelazamiento cuántico de partículas. Ahora, un grupo de investigadores han realizado otro experimento basado en esas teorías y, de paso, captado el gato cuántico de Schrödinger en el proceso.

Advertisement

Lo que vemos en la imagen de arriba no es un gato real, sino una peque√Īa silueta o plantilla con forma de gato. Podr√≠a haber sido cualquier otro objeto, pero el experimento de Anton Zeilinger y Gabriela Barreto Lemos, que se publica ahora en Nature, quiso hacer un gui√Īo a Erwin Schr√∂dinger. La imagen se cre√≥ emitiendo fotones que en realidad nunca llegaron a tocar ni atravesar la silueta del gato, y otros que s√≠ llegaron a tocar la silueta pero no fueron captados por la c√°mara. ¬ŅC√≥mo es posible?

Los investigadores crearon un circuito a trav√©s del cual disparaban pares de fotones amarillos y rojos, es decir, con diferentes longitudes de onda (antes provenientes de un fot√≥n verde dividido en el circuito). Como se√Īalan en New Scientist, los fotones amarillos se enviaron en direcci√≥n a la silueta del gato mientras que los rojos en direcci√≥n a la c√°mara. Debido al fen√≥meno de entrelazamiento de part√≠culas, los fotones rojos formaron la imagen del gato gracias a sus enlaces cu√°nticos con los pares de fotones amarillos.

Advertisement

Este es el circuito que explica cómo y en qué dirección se dispararon los fotones. Fuente: Nature

Es, en definitiva, un complejo y curioso experimento que explica y prueba mejor que ninguno el entrelazamiento cuántico y que, además, podría dar lugar a nuevas pruebas y descubrimientos en el campo de la mecánica cuántica. [Nature vía New Scientist]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)