Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Imagen: Energy Observer.

Considerar el hidrógeno como combustible para automóviles conlleva algunos problemas: es increíblemente costoso y requiere de mucha energía para ser creado, es difícil de presurizar y transportar, y la infraestructura para el hidrógeno como combustible está mucho menos desarrollada que la carga eléctrica de baterías. Algunos fabricantes de automóviles, principalmente Honda y Toyota, han centrado sus programas de emisiones cero en el hidrógeno, pero esa es una pequeña porción del mercado automotriz. En el caso de Estados Unidos, el hidrógeno prácticamente solo es viable en una pequeña área del sur de California cerca de las estaciones de servicio. Como combustible para automóviles, el hidrógeno sigue sin ser una buena idea.

Advertisement

Sin embargo, Toyota y Energy Observer están demostrando que el hidrógeno podría ser el mejor combustible para atravesar los mares. Toyota ha adaptado lo que aprendió del experimento de hidrógeno Mirai al Energy Observer, un antiguo catamarán de carreras que ahora viaja por el mundo predicando el evangelio de los vehículos de cero emisión marítimos.

Imagen: Energy Observer.

El Energy Observer utiliza un par de turbinas eólicas y una amplia gama de células fotovoltaicas solares para impulsar la embarcación y para proporcionar energía a su proceso de electrólisis de creación de hidrógeno (que se desarrolla a bordo de la embarcación). El agua de mar básicamente es separado en sus componentes y el hidrógeno aislado se captura para ser enviado al generador de pila de combustible Toyota. El proceso no emite más que oxígeno y agua por el “tubo de escape”.

El combustible es el océano, y el océano está en todas partes. Es, básicamente, combustible gratis.

Advertisement

En condiciones óptimas, el barco es propulsado completamente por energía eólica y solar. Una serie de celdas de litio a bordo mantiene el navío en funcionamiento cuando hay vientos nublados o tranquilos, y el sistema de pilas de combustible de Toyota se hace cargo para producir la energía propulsora del barco por la noche.

Imagen: Energy Observer.
Advertisement

Esta embarcación es un banco de pruebas para el futuro del transporte acuático. Me gusta imaginar un mundo donde esta tecnología crezca y evolucione de manera masiva como para ser utilizada en buques de carga gigantes y buques pesqueros.

El transporte de carga y la pesca comercial son responsables de casi 1.000 millones de toneladas de CO2 por año, o casi el 3% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. El otro día estaba en una marina y el precio del combustible era de 5,02 dólares por galón de combustible de grado marino, o 4,02 dólares por galón si compraba al menos 100 galones. En primer lugar, esta es la razón por la cual nunca sería dueño de un bote, y segundo, ¿no sería genial si los propietarios de los botes no tuvieran que comprar combustible? Especialmente tomando en cuenta que los botes no producirían emisiones nocivas.

Advertisement
Imagen: Energy Observer.

Estoy muy entusiasmado por el hecho de que esta tecnología está demostrando ser viable en manos del equipo de Energy Observer, porque este es exactamente el tipo de gran avance e idea con el que debemos comprometernos en este momento crucial para el planeta.

Advertisement

De hecho, Japón se ha comprometido a impulsar su industria pesquera con una adaptación a gran escala del poder del hidrógeno. El gobierno japonés se ha comprometido a una reducción del 15% en las emisiones de la industria naviera para 2030, y este tipo de tecnología podría lograrlo mucho más rápido.

Share This Story

Get our newsletter