Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El jugador que provocó la muerte de una persona inocente durante un broma de swatting pasará 20 años en la cárcel

Tyler Barriss estará 20 años en prisión por una broma de swatting.
Foto: Irfan Khan (Los Angeles Times via AP/Pool)

Esta semana Estados Unidos mandó un mensaje poderoso contra el swatting, un tipo de “broma” muy conocida en el mundo de los videojuegos que consiste en reportar un supuesto crimen a las autoridades para que manden un equipo SWAT a resolverlo. Sin embargo, para el país norteamericano el swatting no es una broma, sino una práctica criminal que puede resultar en la muerte de personas inocentes.

Advertisement

Así lo ha descrito el fiscal para el distrito de Kansas Stephen McAllister tras conocer la sentencia de Tyler Barriss, un gamer de 26 años que recibió una condena de 20 años de cárcel por llamar a la policía en Wichita, Kansas en 2017 para reportar un crimen falso que provocó la muerte de un desconocido. Barriss se declaró culpable del crimen en los tribunales y asumió responsabilidad de 51 otros crímenes relacionados con llamadas y amenazas falsas.

“Esperemos que [la sentencia] mandé un fuerte mensaje sobre swatting, una práctica juvenil y sin sentido”, comentó McAllister. “Nos gustaría poner fin a esta práctica en la comunidad de gaming y en cualquier otra [en la cual se practique]. Swatting, como he dicho antes, no es una broma”.

En 2017, Barriss llamó a las autoridades fingiendo ser el inquilino de una casa en Wichita. Le dijo a la policía que había matado a su padre y que tenía secuestrado a su madre y hermano, añadiendo que había echado gasolina en toda la casa y pensaba encenderla.

Todo lo que le contó Barriss a la policía, por supuesto, era mentira. De hecho, Barriss estaba gastando la broma en nombre de otro jugador, Casey Viner, que estaba disgustado con un colega, Shake Gaskill, por una apuesta de $1.50 en World of Warcraft. Viner le dio a Barriss lo que creía que era la dirección de Gaskill para que se la pudiera dar a la policía.

Advertisement

Desgraciadamente, no era la dirección de su rival en World of Warcraft, sino la dirección de Andrew Finch, un hombre de 28 años sin relación a Barriss o a la disputa online entre los jugadores de World of Warcraft. Cuando las autoridades llegaron y Finch, que no iba armado, abrió la puerta, un policía le disparó. Finch murió poco después.

Advertisement

Barriss le pidió disculpas a la familia de Finch y les dijo que tomaba responsabilidad por lo que había hecho. Los otros dos jugadores involucrados en la situación, Viner y Gaskill, han sido acusados de ser cómplices. Sus casos siguen pendientes con los tribunales.

“Si pudiera volver atrás, lo haría, pero no puedo hacer nada”, afirmó Finch en los tribunales. “Lamento mucho lo que hecho”.

Advertisement

No era la primera vez que Finch había realizado bromas de swatting. Su abogado, Richard Federico, comentó que se le conocía como “el chico en Twitter que era bueno en esto”. Según Federico, Barriss, cuyo padre murió cuando era pequeño y cuya madre le abandonó, era un chico solitario que había encontrado consuelo en la comunidad de videojuegos.

Advertisement

La sentencia de 20 años de Barriss es mucho más de los 10 años recomendados por los fiscales. Sin embargo, el juez que condenó a Barriss dijo que era adecuado, ya que el caso estaba en “territorio legal desconocido” y que la ley todavía no reflejaba la gravedad de los crímenes.

La familia de Finch afirmó que Barriss había recibido su merecido, pero que la policía no estaba sin culpa. La familia ha demandando a la ciudad de Wichita y a los miembros de la policía involucrados en el incidente.

Advertisement

[AP]

Share This Story