El MIT va a presentar oficialmente esta semana una propuesta para construir una planta nuclear capaz de resistir terremotos y, sobre todo, tsunamis. La idea: crear una planta flotante a varios kilómetros de distancia de la costa, lo suficientemente lejos como para no verse afectada por las olas gigantes que crearía un tsunami como el que destrozó la planta de Fukushima en 2011.

Cuando ocurrió el desastre de Fukushima, el culpable principal de la alerta radioactiva y desastre posterior no fue directamente la intensidad del terremoto o el impacto del tsunami. Fueron en realidad los problemas con el sistema de enfriamiento de los reactores, inutilizado al quedarse la planta sin electricidad por el terremoto. Si hubiera habido una forma rápida y efectiva de enfriar los reactores tras los destrozos, aseguran los expertos, se hubiera limitado muchísimo el desastre nuclear.

Esa es justo la idea de partida que ha llevado a Jacopo Buongiorno, profesor de ciencia nuclear e ingenier√≠a en el MIT, y a un grupo de investigadores, a crear un dise√Īo alternativo de planta nuclear que solvente esos problemas. En lugar de construirlas en tierra, su propuesta es instalarlas a varios kil√≥metros mar adentro. La construcci√≥n se realizar√≠a en la costa, en un astillero especializado y, a su finalizaci√≥n, se mover√≠a mar adentro. La central se conectar√≠a con tierra firme mediante una l√≠nea de transmisi√≥n el√©ctrica subterr√°nea.

Seg√ļn Buongiorno, la principal ventaja de este dise√Īo es que soluciona el mayor riesgo de una central nuclear en caso de emergencia: el sobrecalentamiento (y potencial destrucci√≥n) de los reactores nucleares. Ocurri√≥ en Fukushima y en Chern√≥bil. Con una planta en mitad del mar te√≥ricamente este problema est√° resuelto, ya que los reactores estar√≠an, literalmente, sumergidos bajo el agua pero aislados de la misma. Estar rodeado de agua del mar es, en efecto, el mejor sistema de enfriamiento posible. Debajo puedes ver un esquema de c√≥mo ser√≠a por dentro la planta nuclear:

Advertisement

La idea de instalar una planta nuclear offshore, alejada de la costa, similar a una explotación petrolífera, no es nueva. Rusia lleva un tiempo trabajando en ello, aunque con un concepto diferente, con plataformas más parecidas a un barco gigante que a una planta convencional. El objetivo es el mismo. De hecho Rusia espera que su primera planta nuclear flotante esté operativa en 2016. Estos son algunos de los esquemas publicados hasta ahora sobre el proyecto:

Advertisement

La idea del MIT, seg√ļn Buongiorno, es m√°s segura porque combina dos tecnolog√≠as de sobra conocidas y probadas: reactores nucleares y plantas petrol√≠feras en alta mar. Incluso si se produjera un accidente, explica, no habr√≠a necesidad de evacuar a la poblaci√≥n en tierra como ha ocurrido en anteriores desastres nucleares.

Lo que de momento no explica en detalle Buongiorno en los documentos publicados hasta ahora es c√≥mo se gestionar√≠a en realidad un posible accidente nuclear, qu√© impacto tendr√≠a en el h√°bitat marino y, al final, en la cadena alimentaria y el ser humano. Tampoco han dado detalles de momento sobre el coste de semejante dise√Īo, pero varios ingenieros involucrados en el proyecto, no solo del MIT, tambi√©n de la Universidad de Wisconsin, aseguran que es viable. Tal vez ayude que en la idea est√° involucrada la compa√Ī√≠a Chicago Bridge and Iron, multinacional especializada (sorpresa) en la construcci√≥n de plantas petrol√≠feras offshore.

Esta semana, cuando la idea se presente en el simposio Small Modular Reactors, conoceremos m√°s detalles. Debajo puedes ver al profesor Buongiorno explicando el dise√Īo. [v√≠a MIT]