Una parte del planeta está sufriendo las heladas del invierno. Esto significa que cuando salimos de casa, debemos raspar la escarcha de los cristales del vehículo y encenderlo al ralentí antes de partir para que el motor se caliente. Sin embargo, esta teoría popular quizás no sea lo más adecuado.

Es una regla general muy extendida en invierno: deja que tu vehículo se caliente un poco antes de salir para enfrentarse al día. ¿De verdad es realmente necesario?

La respuesta corta: no. Como explica Jason Fenske en Engineering Explained, básicamente todo se reduce a las maravillas de la inyección de combustible, un sistema de alimentación que tienen todos los vehículos actuales y durante los últimos 25 años.

Y es que al trabajar con la electrónica, un sistema de inyección de combustible puede enriquecer la mezcla de aire y combustible cuando un automóvil está frío, con el fin de obtener una atomización completa del propio combustible. Dicho de otra forma, el sistema compensa automáticamente los cambios de temperatura.

Advertisement

No sólo eso, como explica Fenske, incluso encender el vehículo un rato antes de conducir puede tener un efecto perjudicial en el motor:

Los motores fríos inyectados con combustible funcionan bien a la hora de compensar la pobre atomización del combustible. Esto significa que se inyecta combustible adicional en la cámara de combustión. Ahora el combustible es un solvente, por lo que cuando el combustible adicional se acumula en las paredes del cilindro, elimina el aceite de los cilindros y pistones. Menos aceite en las paredes del cilindro significa menos protección, y debido a que el aceite está frío hace que sea más difícil reemplazarlo. A su vez significa que cuanto más tiempo pase con el motor frío, más desgaste tendrá.

El ralentí del motor no lo calienta demasiado, por lo que el automóvil permanece frío durante mucho tiempo. Si hace frío afuera, puedes esperar 15-30 segundos para asegurarte de que el aceite está fluyendo, pero no necesitas esperar a que el motor se caliente. Se calentará más rápido conduciendo el coche despacio.

Advertisement

Por cierto, los carburadores, que son los dispositivos de entrega de combustible en los coches de nuestros padres, no podían hacerlo, y esa es la razón por la que precisamente te dijeron que calentaras el vehículo antes de partir.

Sea como fuere, la próxima vez que te encuentres en el asiento del pasajero y te estés congelando mientras el conductor calienta el motor, explícale amablemente que probablemente esté haciendo más daño a largo plazo al motor. [Engineering Explained]