Foto: Elon Musk.

Cuando Elon Musk habló por primera vez del Model Y, su próximo crossover compacto de tipo SUV, dijo que sería algo como lo que nunca habíamos visto, con su propio diseño y aspecto único. Pero Musk ha cambiado de opinión: el Model Y estará inspirado en el nuevo Model 3.

La razón de este cambio drástico de estrategia, según comentó en una ronda de llamadas con inversionistas, es lograr que el Model Y no tarde tanto tiempo en llegar al mercado. Originalmente se estimaba que llegaría para el año 2020, pero Musk quiere cambiar eso. Ahora llegará mucho antes.

Según la primera imagen publicada del Model Y, el próximo SUV de Tesla no tendría espejos retrovisores y luciría así:

Advertisement

Musk, durante la conferencia, comentó:

“[El Model Y] usará restos sustanciales del Model 3, con la intención de que llegue al mercado mucho más rápido. Mi equipo de ejecutivos hicieron que bajara a la realidad desde las montañas de la locura y por eso hemos cambiado los planes”.

Su última frase podría hacer referencia al enorme costo de desarrollar el coche desde cero y con los cambios tan drásticos que planeaba Musk. Después de todo, el CEO de Tesla quería reemplazar el sistema de 12 voltios del arranque de los Tesla porque asegura ya es anticuado, pero desarrollar esta clase de innovación no sale barato.

Advertisement

El Model Y será para el Model X lo que el Model 3 es para el Model S. Un SUV “más barato” que el modelo lujoso que es el X, con la intención de que cada vez más personas migren a coches completamente eléctricos. [vía Mashable]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.