Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El nuevo sensor HDR de Canon tiene una ingenioso método para capturar múltiples exposiciones en la misma imagen

Este sensor de 12,6 MP no necesita combinar varias imágenes para crear fotografías de alto rango dinámico

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado El nuevo sensor HDR de Canon tiene una ingenioso método para capturar múltiples exposiciones en la misma imagen
Imagen: Canon

Por ahora, solo existe realmente una forma de capturar una fotografía HDR cuando las condiciones de iluminación varían enormemente a lo largo de la imagen: sacando varias tomas con diferentes exposiciones y luego combinándolas en una única composición final utilizando las zonas con la exposición correcta de cada imagen. Pero este método podría tener los días contados ahora que Canon ha sacado un nuevo sensor que permite establecer múltiples exposiciones en las distintas regiones del sensor.

Las cámaras de la mayoría de smartphones modernos automatizan por completo el proceso de creación de una imagen HDR, capturando rápidamente una serie de fotografías una vez que presionas el obturador, para más tarde usar un procesamiento inteligente de imágenes para fusionarlas automáticamente en una única imagen final,  donde todo se muestra con la exposición correcta. Incluso las cámaras digitales pueden automatizar esto hasta cierto punto gracias al bracketing y a los software de posproducción.

Capturar imágenes HDR de esta manera requiere un control de las condiciones que hay, como por ejemplo, que el sujeto no se mueva entre las distintas exposiciones múltiples, además de que necesita una potencia de procesado decente para producir después automáticamente las composiciones. Pero el nuevo sensor de Canon elimina todas esas limitaciones.

Advertisement

En lugar de capturar una serie de imágenes con diferentes exposiciones, el nuevo sensor CMOS apilado y retroiluminado de una pulgada y 12,6 MP (4152 x 3024) se divide en 736 regiones más pequeñas que pueden capturar cada una una pequeña parte de la imagen a una exposición diferente. En los sensores actuales, la exposición es un ajuste global para cada píxel, pero aquí, se pueden ajustar las diferentes regiones del sensor para tener en cuenta la falta o la abundancia de luz.

Imágenes de un coche saliendo de un parking capturadas por una cámara con un sensor convencional que sobreexpone o subexpone partes de la imagen (izquierda y centro), en comparación con una imagen del coche capturada por el nuevo sensor de Canon (derecha).
Imágenes de un coche saliendo de un parking capturadas por una cámara con un sensor convencional que sobreexpone o subexpone partes de la imagen (izquierda y centro), en comparación con una imagen del coche capturada por el nuevo sensor de Canon (derecha).
Imagen: Canon
Advertisement

Canon desarrolló inicialmente este sensor para su uso en aplicaciones industriales, como cámaras de seguridad, pero eso nos sigue valiendo para ilustrar bien la utilidad de este nuevo enfoque. Por ejemplo, capturar una imagen de un automóvil que está saleindo de un parking plantea un gran desafío, ya que la parte delantera del vehículo está iluminada por el sol mientras que la mitad trasera del vehículo aún está completamente en sombra.

Tratar de capturar una imagen que exponga correctamente todo el vehículo, incluida la matrícula y el conductor, con una cámara convencional resulta imposible sin hacer varias exposiciones. Pero el nuevo sensor de Canon trabaja junto a una CPU de procesamiento de imágenes que calcula y configura simultáneamente la exposición para las 736 regiones del sensor a la vez, produciendo una única imagen en la que todas las partes del automóvil tienen la exposición correcta. Este sistema también funciona lo suficientemente rápido como para capturar un vídeo a 60 frames por segundo.

Advertisement

La otra ventaja de tener un sensor que sea capaz de manejar múltiples exposiciones a la vez es que reduce en gran medida la cantidad de datos que se generan, por lo que es potencialmente más eficiente en sus necesidades de hardware back-end. De nuevo, esta es una ventaja que beneficia principalmente a los usos industriales de esta tecnología, pero no resulta difícil imaginar como este sensor podría acabar finalmente en los dispositivos de consumo, aunque solo sea para hacer que la exposición automática de una cámara se vuelva a prueba de tontos.