Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El preciso instante en el que un cohete espacial ruso es alcanzado por un rayo en pleno vuelo

Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: Roscosmos (Twitter)

¿Qué ocurre cuando un rayo impacta en una avión? La respuesta es: nada. ¿Y si impacta sobre un cohete ruso Soyuz en pleno despegue? La respuesta es la misma. El rayo no causó ningún daño, pero no por ello es menos espectacular, y las cámaras de la agencia rusa lograron captarlo.

Advertisement

Ocurría el pasado 27 de mayo durante el lanzamiento rutinario de un cohete Soyuz 2-1b con un satélite para navegación Glonass-M. Las cámaras de Roscosmos captaron como un rayo alcanzaba el cohete y lo atravesaba de parte a parte. El director de la agencia espacial rusa, Dmitry Rogozin, explicó que el incidente no causó ningún daño ni al cohete ni a su carga y felicitó al equipo de control.

El rayo no causó ningún daño porque los cohetes modernos, al igual que los aviones modernos están preparados para esa eventualidad, pero no siempre fue así. El 14 de noviembre de 1969, el lanzamiento de la misión Apollo 12 se vio comprometido cuando no uno sino dos rayos atravesaron el cohete Saturn V en pleno despegue. La descarga apagó algunos sistemas de telemetría e instrumentos de la nave, y solo la rápida reacción del controlador John Aaron y el astronauta a bordo del cohete, Alan Bean salvaron la misión.

Advertisement

El incidente del Apollo 12 sirvió para descubrir que los cohetes espaciales son blancos especialmente atractivos para los rayos incluso aunque el clima esté despejado y no haya señales de tormenta. La razón es que el cohete y la estela de condensación que deja a su paso crea una línea de tensión que puede provocar una descarga si el aire está especialmente cargado de electricidad. De hecho, en el vídeo grabado por Roscosmos el rayo parece seguir también la estela del cohete.

Advertisement

Los objetos metálicos voladores como aviones y cohetes actúan como una jaula de Faraday. La corriente pasa a través de su superficie pero no alcanza los objetos (o personas) en el interior. No obstante, puede inutilizar algunos sistemas si no están debidamente sellados. Los aviones llevan sistemas que protegen los circuitos eléctricos de las sobrecargas. Desde el accidente de un avión de Panam en 1963 en el que un rayo originó una chispa que prendió el combustible, también se requiere que los tanques de almacenamiento vayan debidamente sellados. Con los cohetes sucede otro tanto.

En palabras del mayor Nikolai Nestechuk a cargo del cosmódromo de Plesetsk ese día: “El clima no es un obstáculo. La Fuerza Espacial Rusa es a prueba de clima”. El incidente, eso sí, nos deja un curioso espectáculo. [vía Space]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter