El rover Curiosity de la NASA ha tomado una de sus mejores panorámicas de 360 grados hasta ahora.

Las fotos usadas para crear este mosaico fueron tomadas por Curiosity el 9 de agosto de 2018 en la cresta de Vera Rubin, donde el intrépido explorador ha estado trabajando en los últimos meses. La imagen muestra el icónico cielo de color caramelo de Marte, aunque un poco más oscuro de lo normal debido a una tormenta de polvo planetaria que ya se estaba disipando.

Advertisement

El homólogo de Curiosity, el rover Opportunity, se encuentra actualmente al otro lado del planeta, donde la tormenta era mucho peor. La NASA tuvo que poner a Opportunity en modo de hibernación ya que la tormenta de polvo había oscurecido demasiado el cielo para que sus paneles solares recolectaran energía. No se sabe si Opportunity podrá volver al trabajo.

Curiosity, por su parte, no parece haber sido afectado por la tormenta, pero la nueva panorámica muestra que se ha acumulado una gran cantidad de polvo sobre su superficie. El rover aterrizó en Marte el 6 de agosto de 2012, y desde entonces no ha dejado de acumular polvo, sin nadie a su alrededor para barrerlo.

Advertisement

La NASA dice que Curiosity nunca ha examinado un área con tanta variación en el color y la textura.

“La cresta no es una cosa monolítica: tiene dos secciones distintas, cada una de las cuales tiene una variedad de colores”, dijo Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, en un comunicado. “Algunos son visibles a simple vista y aparecen aún más cuando miramos en el infrarrojo cercano, justo por debajo de lo que nuestros ojos pueden ver. Algunos colores parecen estar relacionados con la dureza de las rocas”.

Las rocas duras son, de hecho, un tema preocupante en este momento. El intento de perforación más reciente de Curiosity fue bien, pero los dos intentos previos de extracción de muestras de roca no fueron tan fructíferos, ya que el taladro del rover no pudo penetrar a través del material inusualmente duro. El vehículo de seis ruedas ha estado usando un nuevo método de perforación en los últimos meses como solución alternativa a un problema mecánico. Hasta la fecha, la nueva técnica ha funcionado bien, igualando la efectividad del método anterior. La NASA dice que la técnica vieja tampoco habría funcionado en las rocas duras, y que no es una limitación del nuevo método.

Advertisement

La NASA no tiene forma de saber cuán dura es una roca antes de perforar, y los controladores de la misión deben hacer conjeturas. Según la NASA:

La mejor manera de descubrir por qué estas rocas son tan difíciles es haciéndolas polvo para los dos laboratorios internos del rover. Analizarlos podría revelar lo que está actuando como “cemento” en la cresta, lo que le permite mantenerse a pesar de la erosión del viento. Lo más probable, dijo Vasavada, es que el agua subterránea que fluía a través de la cresta en el pasado tuvo un papel en el fortalecimiento, tal vez actuando como tubería para distribuir este “cemento” a prueba del viento.

Gran parte de la cresta contiene hematita, un mineral que se forma en el agua. Hay una señal de hematita tan fuerte que llamó la atención de los orbitadores de la NASA. ¿Podría alguna variación en hematites dar como resultado rocas más duras? ¿Hay algo especial en las rocas rojas de la cresta que las hace tan inflexibles?

Advertisement

Según el calendario de Curiosity, el rover extraerá un par de muestras de roca más tarde este mes. A principios de octubre, el rover ascenderá un poco más por el Monte Sharp, en busca de áreas ricas en materiales de arcilla y sulfito. Sin duda, reunirá algunos datos científicos importantes, pero también esperamos nuevas fotos desde esa nueva elevación.

[NASA]