Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El satélite más espeluznante de la historia fue esta silueta de un astronauta vagando por el espacio

Imagen: Suitsat1 (Wikimedia Commons)

El 3 de febrero de 2006, las cámaras de televisión emitieron en directo a dos astronautas que trabajaban fuera de la ISS. De repente, las imágenes muestran un cuerpo flotando en el espacio mientras uno de los dos astronautas parece despedirse en una extraña ceremonia. ¿Qué demonios era aquello?

Los trajes espaciales que usan los astronautas de la NASA y los cosmonautas rusos no pueden usarse hasta que estén llenos de agujeros como unos vaqueros, principalmente porque no tener agujeros es lo que los mantiene vivos. Por eso también, se gastan millones de dólares en el diseño y construcción de los trajes utilizados en la Estación Espacial Internacional, aunque la mayoría se utilizan solo una docena de veces antes de renovarlos o retirarlos de servicio.

Advertisement
Imagen: Trabajos en el exterior de la ISS (Wikimedia Commons)

Durante la era de los transbordadores espaciales, los trajes de la NASA podían regresar a la Tierra a bordo del transbordador y revisarse. En cambio, ahora se descartan de la misma manera que los trajes espaciales Orkin rusos: a través de la nave espacial Progress no tripulada que reabastece a la ISS tres o cuatro veces al año.

Después de que los suministros se descargan de la cápsula Progress, estos están llenos de basura espacial de la ISS: recipientes de comida vacíos, ropa sucia (la ISS no tiene lavadora), trajes espaciales viejos y otros desechos. Luego, la cápsula se pone a la deriva en órbita, momento donde se quemará cuando vuelva a entrar en la atmósfera de la Tierra.

Imagen: Cápsula Progress (Wikimedia Commons)
Advertisement

En 2004, un equipo de investigación ruso dirigido por el ingeniero Sergei Samburov llevó el concepto un poco más allá: decidieron convertir un viejo traje espacial Orlan en un satélite experimental de comunicaciones equipándolo con tres baterías, un microprocesador, un transmisor de radio y sensores para medir la temperatura.

Orlan fue un producto del programa de aterrizaje lunar L-3 soviético de la década de 1960 que tenía como objetivo aterrizar cosmonautas en la Luna antes de que Estados Unidos lo consiguiera. Parte de esta misión consistía en hacer que los cosmonautas se transfirieran entre una nave espacial en órbita lunar y la nave espacial de aterrizaje lunar, y eso significaba que necesitarían un traje especial de caminata espacial.

Advertisement
Imagen: Surayev con dos trajes Orlan (Wikimedia Commons)

El desarrollo hacia esta misión de aterrizaje lunar (no realizada) puso de relieve la importancia de las EVA para futuras misiones, y esto engendró dos trajes espaciales. El primero era un traje ligero de rescate de emergencia. El segundo fue un traje de EVA semirrígido más pesado y sofisticado llamado Orlan. Este último fue un traje de entrada trasera que podía ponerse y quitarse en solo cinco minutos. También era ajustable para que pudiera adaptarse a cosmonautas de diferentes alturas y pesos.

Advertisement

Volviendo al 2004, Samburov y sus colegas eran miembros rusos del Amateur Radio on the International Space Station (ARISS), y además el grupo fue el responsable de instalar una estación de radio en la ISS. En cualquier caso, averiguar los detalles de lo que haría el extraño satélite recayó en las secciones rusa y estadounidense de ARISS. (De hecho, los rusos lo apodaron “Ivan Ivanov”, y los estadounidenses lo llamaron “Sr. Smith”, aunque su nombre oficial fue “SuitSat-1").

Imagen: Traje Orlan (Wikimedia Commons)
Advertisement

¿Qué buscaban con la idea realmente? El plan era liberar el traje y dejar que se agotaran sus baterías internas mientras transmitía una señal de su estado a la Tierra. La prueba respondería a preguntas como si el traje se sobrecalentaba con sus sistemas de enfriamiento apagados, si transmitiría claramente mientras giraba de un extremo a otro en órbita, o si las baterías durarían más tiempo con los sistemas de soporte de vida apagados. Pruebas aparentemente extrañas para un traje espacial vacío, cuyo objetivo final era reunir datos para ayudar a informar a la próxima generación de trajes Orlan.

El 10 de septiembre de 2005, un barco de reabastecimiento Progress despegó de Kazajstán con destino a la Estación Espacial Internacional. Entre su carga estaba una especie de walkie-talkie y los otros componentes para el SuitSat-1.

Advertisement
Imagen: Suitsat (Wikimedia Commons)

Después de que Progress llegó a la ISS, los astronautas ensamblaron los componentes y los colocaron dentro del cuerpo del traje espacial. Ataron una antena y un panel de control al casco del traje, y luego rellenaron el traje lleno de ropa sucia para darle una forma más humana (y para deshacerse de la tela).

Advertisement

Posteriormente, el 3 de febrero de 2006, al comienzo de una caminata espacial de seis horas, el cosmonauta ruso Valery Tokarey sacó el SuitSat-1 de la ISS, lo encendió y le dio un empujón final. “Adiós, Mr Smith”, le dijo mientras el traje espacial flotaba lentamente.

El video del lanzamiento del SuitSat-1 se puede ver justo encima, al igual que las múltiples e históricas fotografías del traje flotando sobre la tierra. Imágenes preciosas, aunque con un punto ciertamente inquietante, sobre todo para el público que se asustó desde la Tierra cuando vieron lo que parecía un astronauta muerto que se desplazaba por el espacio.

Advertisement

Desgraciadamente, la historia posterior del traje no es muy extensa. SuitSat-1 solo completó un par de órbitas alrededor de la Tierra antes de que comenzara a funcionar mal. Tokarey y su compañero en la caminata espacial, el astronauta de la NASA, Bill McArthur, ni siquiera habían vuelto a la estación espacial antes de que Houston informara que no se recibían más transmisiones de SuitSat-1.

Imagen: Suitsat (NASA)
Advertisement

Parecía que el satélite estaba muerto ... hasta que varios radioaficionados comenzaron a captar señales débiles. Eran mucho más débiles de lo esperado, pero el SuitSat-1 todavía estaba en el aire.

¿Qué había fallado? Existen diferentes teorías para explicar los problemas de SuitSat. Las baterías pueden no haber funcionado correctamente en el frío del espacio. O quizás la radio podría haber cambiado de alguna manera a una configuración de baja potencia. O la antena, posiblemente trastocada de las piezas en la ISS, pudo no haber funcionado tan bien como se esperaba, un problema que posiblemente empeoró por la caída incontrolada del traje espacial.

Advertisement
Imagen: Suitsat (NASA)

Sorprendentemente, en lugar de desaparecer en dos o tres días como se esperaba, SuitSat-1 permaneció en el aire durante dos semanas completas antes de finalmente quedarse en silencio el 18 de febrero. El “satélite” se desplazó en órbita durante otros siete meses antes de quemarse en el reingreso el 7 de septiembre de 2006.

Advertisement

Así terminaba la aventura del primer y único satélite que simuló a un astronauta fallecido vagando en la inmensidad del espacio. [Wikipedia, Popular Science, NASA]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key