Cuando Valve lanzó su innovador mando Steam Controller, este tenía una pantalla táctil en el centro, entre los dos touchpad. La compañía ha decidido apostar sobre seguro, y acaba de anunciar que esta superficie va a desaparecer en el modelo comercial definitivo. En su lugar va a haber dos juegos de botones físicos con la misma configuración que los de Xbox.

La medida no tiene nada de extraño. La pantalla táctil propuesta podía ser muy problemática en cuestión de retrocompatibilidad con juegos antiguos, o adaptaciones de títulos ya existentes. Valve no quiere correr riesgos, así que ha cambiado esa función por dos juegos de cuatro botones en configuración XInput. Cuatro de ellos funcionarán como un pad direccional estándar, y los otros cuatro como botones de acción. Otra novedad es que el dispositivo funcionará con pilas AA (recargables o normales) en lugar de con batería recargable integrada como se proponía.

El anuncio ha sido hecho en el marco de las jornadas de desarrollo Steam Database Steam Dev Days. Aunque aún no hay una imagen definitiva del mando, se han mostrado dos render aproximados. [Steam]