Viajar en metro no suele ser una experiencia muy surrealista (aunque hay excepciones). La cosa cambia completamente si grabamos el recorrido con un escáner 3D. Eso es precisamente lo que ha hecho el artista Chris Coleman. El resultado es como ir en metro, pero bajo los efectos de algún alucinógeno.

El vídeo se ha grabado a partir de los datos de un escáner 3D conectado a un ordenador portátil en el trayecto habitual de Coleman por el metro de Denver. Después nada como un buen trabajo de edición y algo de música electrónica para convertir la experiencia en algo mucho más onírico. Es sólo un ejemplo creativo más de lo que se puede hacer con un escáner 3D. [Chris Coleman vía Creative Applications]