Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

El año pasado, Acer lanzó una nueva familia de PC orientada a profesionales del diseño llamada ConceptD. Este año la familia crece con dos nuevas incorporaciones, y hay una de ellas (el ConceptD 9 Pro) tan arriesgada que no se ni como calificarla. Solo se que me encantaría tener uno solo por fardar.

Internamente, Acer ha arrojado al interior del ConceptD Pro 9 los mejores componentes que ha podido encontrar. El laptop integra procesador Intel Core i9, Hasta 32 GB de memoria RAM en dos módulos DDR4, y disco SSD de 1TB con opción a una configuración mixta de 2TB. El apartado de puertos está cubierto con tres USB-C, DisplayPort, HDMI, Ethernet y Thunderbolt.

Advertisement

Sin embargo, la estrella del interior es la gráfica Nvidia Quadro RTX 5000, una versión móvil de las célebres tarjetas orientadas al mercado profesional que en este caso concreto equipa 16GB de VRAM.

A nivel técnico, el El ConceptD 9 Pro es intachable, pero a la vez es uno de esos equipos que tengo la sensación de que no va a funcionar. Su diseño está tan lleno de buenas ideas como de grandes pegas que probablemente solo los más atrevidos o profesionales con necesidades muy muy específicas se arriesguen a hacerse con uno. Sobre todo si tenemos en cuenta que no es un dispositivo barato precisamente. Pocos se arriesgan a experimentar con una herramienta de trabajo que costará 5.499 euros cuando salga a la venta en noviembre.

Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

¿A qué me estoy refiriendo? Comencemos por su formato. El ConceptD Pro 9 es un portátil convertible. Su pantalla está montada sobre dos sólidos brazos que la permiten girar hasta adaptar cualquier posición. La pantalla también es táctil y el equipo se vende junto a un sofisticado stylus de cuya sensiblidad hablaremos más tarde. La idea es usar esa capacidad para abatir la pantalla completamente y usar el equipo como superficie de dibujo.

Advertisement

Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

Sobre el papel está muy bien, pero el ConceptD Pro 9 es extraordinariamente grueso (tiene que serlo para albergar la brutal gráfica RT Quadro). Mide 428 x 303,3 x 26,5 mm, y ese grosor sobre la mesa hace que para dibujar tengamos que tener el brazo en el aire o apoyado de forma extraña sobre el borde del equipo. Quizá sobre el regazo sería más cómodo, pero algo me dice que no, porque el laptop pesa mucho (4,3 kilos) y probablemente (esto no lo he podido comprobar. Es solo una sospecha) se caliente hasta el punto de ser incómodo tras largas horas de uso.

Advertisement

La sensibilidad del stylus es magnífica, pero al menos en la demo lo hemos visto despistarse varias veces.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

El teclado es realmente cómodo, pero está ubicado en una posición adelantada en relación al usuario. que obliga no solo a poner el touchpad a la derecha, sino que elimina el espacio sobre el que yo, al menos, apoyo las muñecas al escribir.

Advertisement

El equipo disfruta de una pantalla Ultra HD (3840 x 2160) de 17,3 pulgadas. Está muy bien, pero los diseñadores, los arquitectos o los fotógrafos (el público al que va dirigido este magnífico monstruo) probablemente están acostumbrados a trabajar con pantallas mucho más grandes. Obviamente, es un portátil, no un sobremesa, pero ahí está el problema. Para ser un portátil es excepcionalmente pesado comparado con los estándares actuales, lo que limita mucho su usabilidad fuera de la oficina.

No se me ocurre una situación en la que un profesional del diseño pueda querer usar este equipo en la oficina por encima de un sobremesa, aunque quizá el problema sea mío por falta de imaginación. ¿Quizá un documentalista o un editor de vídeo que viaje mucho y necesite un equipo grande y potente para trabajar sobre el terreno? ¡Oh! Y al que no le importe teclear con los antebrazos en en el aire.

Advertisement

Lo que no puedo discutir es la calidad de la pantalla. Ofrece 300 nits de luminosidad y es compatible al cien por cien con Adobe RGB. También está validad por Pantone y tiene una precisión Delta E inferior a 1 (por debajo de tres en esta cifra el ojo humano no es capaz de detectar diferencias de color).

El touchpad a la derecha del teclado puede convertirse en un teclado alfanumérico, pero en un buen rato que estuve trasteando con él no fui capaz de activar esa opción (parece que está en la esquina del touchpad, pero no funcionó), lo cual ya sugiere que no es muy intuitiva o no estaba muy afinada en la unidad de prueba. El stylus es fantástico (Se trata de un Wacom óptico EMR con 4.096 niveles de sensibilidad) pero al apoyar la mano en la pantalla logré que se despistara dos veces.

Advertisement

Algunos de estos inconvenientes seguramente se puedan solucionar en los equipos que salgan a la venta, pero los inconvenientes derivados del diseño van a estar ahí siempre. El ConceptD Pro 9 es, en definitiva, su propio héroe y su propio villano. Tiene una propuesta que resulta indudablemente atractiva, pero que necesita afinarse. De lo que no cabe duda es de que el dispositivo llama la atención allá donde va. Aún con sus ambigüedades de diseño, el que Acer se atreva con locuras como esta siempre es una buena noticia. Alguien tiene que probar nuevas funcionalidades, por muy extremas que puedan parecer al gran público. En este sentido Acer siempre ha sido de las que corren riesgos y merece ser elogiada por ello

Advertisement

Acer ConceptD 7 Pro

Probablemente conscientes de que el 9 Pro es una apuesta bastante extrema, en Acer han ampliado la familia con otros modelos que disfrutan de las mismas características técnicas de alta gama, pero sin ese formato tan extremo. El más potente de ellos es el ConceptD 7 Pro.

Advertisement

Foto: Carlos Zahumenzky (Gizmodo en Español)

El ConceptD 7 Pro equipa el mismo procesador Core i9 de novena generación (con opción a Core i7 y Core i5). También puede llevar hasta 32GB de RAM y cuenta con la misma excelente Nvidia Quadro RTX 5000 (o una RTX 3000 en el modelo más recortado). El almacenamiento en SSD oscila entre los 256GB y los 2TB RAID 0.

Advertisement

El 7 Pro tiene, en definitiva, todo lo bueno de su hermano mayor con el añadido de un factor de forma tradicional y un tamaño y peso mucho menores. La pantalla es una 15,6 pulgadas y el equipo mide 358,5 x 255 17,9 y pesa 2,1 kilos. Costará 2.599 euros cuando salga en noviembre y es una apuesta mucho más segura que el espectacular pero extraño 9 Pro.