Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Getty Images

Mientras el brote de un virus recién descubierto similar al SARS amenaza con descontrolarse en China, algunos científicos piensan que han descubierto su origen animal. Una nueva investigación sugiere que el virus es nativo de las serpientes.

Advertisement

El germen en cuestión, denominado por ahora 2019-nCoV, es un tipo de coronavirus. Si bien la mayoría de los coronavirus que enferman a las personas causan poco más que un resfriado común, son potencialmente peligrosos. Estos virus también infectan a una amplia variedad de animales, y si un coronavirus transmitido por animales salta con éxito a las personas, nuestro sistema inmunológico podría ser incapaz de vencerlos de manera efectiva. Esa falta de familiaridad puede volverlos especialmente virulentos, aunque no necesariamente contagiosos. Es un patrón que ya vimos en los coronavirus que causan SARS y MERS, que mataron entre al 10-30% de sus víctimas humanas durante los brotes iniciales.

Advertisement

Cuando los primeros casos de n-CoV de 2019 comenzaron a aparecer en diciembre del año pasado en la región china de Wuhan, los médicos sospecharon de inmediato que se propagaba a través de los animales. Muchas de las primeras víctimas habían visitado un mercado local de alimentos, ahora cerrado, que con frecuencia albergaba todo tipo de animales vivos. Desde entonces, el número de víctimas documentadas ha estallado hasta alcanzar más de 400 casos en total a 21 de enero, según el gobierno chino, mientras que al menos 17 personas han fallecido. Aún más preocupante es que el 2019-nCoV está infectando a personas que nunca habían visitado el mercado, confirmando que es capaz de propagarse de persona a persona como una gripe típica.

El nuevo estudio, publicado el miércoles en el Journal of Medical Virology, analiza el código genético de 2019-nCoV, que fue identificado por científicos que trabajan para el gobierno chino y compartido con la comunidad de investigación global a principios de este mes.

Advertisement

Los investigadores, todos en China, compararon la secuencia genética de 2019-nCoV con otras especies conocidas de coronavirus. Su análisis inicial encontró que el virus es una mezcla entre un coronavirus que se origina en murciélagos y otro coronavirus cuyo origen es desconocido, un proceso llamado recombinación. Esta recombinación parece más evidente en la parte del ARN del virus que te permite reconocer los receptores de la superficie de una célula. Los científicos concluyeron que el huésped natural más probable del virus es una serpiente, según los patrones de ARN que el virus comparte con otros coronavirus transmitidos por serpientes. Las serpientes se cultivan y venden comúnmente en China como remedios alimenticios y de medicina alternativa.

Los virus evolucionan para reconocer y secuestrar las células específicas de su huésped y reproducirse. Es por eso que un virus de perro generalmente no puede enfermar a las personas, y viceversa. Pero a veces, la maquinaria genética existente de un virus puede ayudarle a infectar a otros animales. Otras veces, las mutaciones o la recombinación pueden dar lugar a una cepa capaz de cruzar la barrera de la especie.

Advertisement

La combinación genética observada en 2019-nCoV, escribieron los investigadores, “puede contribuir a la transmisión de especies cruzadas de serpientes a humanos”.

Según Brandon Brown, investigador de salud pública y epidemiólogo de la Universidad de California Riverside, todavía hay muchas preguntas por resolver en el caso de 2019-nCoV y su potencial de efecto devastador.

Advertisement

Los brotes de SARS y MERS fueron contundentes, pero ninguno de los dos mutaba en una cepa virulenta e increíblemente contagiosa, un escenario que bien podría haberse convertido en una pandemia que abarcara todo el mundo . Inicialmente, 2019-nCoV parecía ser mucho más leve que el SARS o el MERS, pero la cifra de muertes reportadas ha aumentado rápidamente en los últimos días. Y aunque sabemos que 2019-nCoV puede propagarse entre las personas, no conocemos cuán contagioso es, ni el riesgo de que mute aún.

Brown dijo a Gizmodo que, de todos modos, no ve ninguna razón para retrasar los preparativos para 2019-nCoV.

Advertisement

“La alternativa es enfrentar potencialmente una epidemia mundial, que se puede evitar haciendo algo como declarar una emergencia de salud pública y prepararse con fondos y atención adicionales”, dijo. “Es hora de que hagamos más trabajo y esfuerzo hacia la prevención en lugar de responder a una crisis después de que ocurra”.

Un puñado de casos de 2019-nCoV ha llegado a los EE. UU. y otros países, aunque todos parecen haberse originado en un viaje a la región china de Wuhan. El rápido desarrollo del brote ha alcanzado un punto crítico en China. Esta tarde, el gobierno chino ordenó el cierre completo del transporte público en Wuhan, así como la cancelación de vuelos y trenes que salen de la ciudad de 11 millones de personas.

Advertisement

El miércoles, la Organización Mundial de la Salud convocó a una reunión de emergencia en Ginebra, Suiza y deliberó sobre si declarar el brote como una emergencia internacional de salud pública. En una conferencia de prensa celebrada esta tarde, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la organización no había tomado una decisión final y que volvería a reunirse el jueves.

Share This Story

Get our newsletter