Image: Lina y Gerardo (Wikimedia Commons)

Año 1939, una familia de Ticrapo, Perú, acude a un hospital junto a su hija de cinco años, Lina. La niña lleva días con dolor abdominal junto a un extraño crecimiento en la zona, y los padres temen que sea un tumor. Sin embargo, tras el primer examen la sorpresa es mayúscula: está embarazada de 7 meses.

Seis semanas después de aquel acontecimiento que desafiaba a la propia medicina, Lina Medina daba a luz por cesárea (debido a su pequeña pelvis) convirtiéndose a la edad de cinco años, siete meses y 21 días, en la niña más joven reconocida por la ciencia en ser madre.

Advertisement

Image: Medina después de dar a luz (WC)

Había dado a luz a un niño el 14 de mayo. El pequeño, que pesaba 2.700 gramos, estaba bien formado, gozaba de buena salud y se llamó Gerardo por el médico que lo atendió. El niño y la madre pudieron abandonar la clínica después de solo unos pocos días.

Obviamente, había muchas preguntas en el aire. La condición de Lina sin duda fue una sorpresa para todos los que estudiaron el caso, pero entre los endocrinólogos pediátricos, no era del todo impensable.

Advertisement

Image: CC

Al parecer, aproximadamente uno de cada 10.000 niños desarrolla una condición conocida como “pubertad precoz”, en la que el cuerpo del niño alcanza la madurez sexual antes de los ocho años. Aproximadamente a un rango de diez veces más las niñas que los niños se desarrollan de esta manera.

Además, un análisis posterior sugirió que la niña pudo experimentar su primer ciclo menstrual a la edad de dos años y medio. De hecho, Lina tenía senos completamente desarrollados a los cuatro años. Y a los cinco años, su cuerpo mostraba una ampliación pélvica, caderas más anchas de lo normal y una maduración ósea muy avanzada. Según los investigadores, en el momento en que Lina quedó embarazada, cerca de su quinto cumpleaños, su cuerpo era el de una mujer muy pequeña (e inmadura).

Advertisement

Si bien la pubertad precoz es una buena explicación para el embarazo de la niña, faltaba el dato más oscuro de todo ello: alguien la tuvo que dejar embarazada, y teniendo en cuenta las probabilidades de 100.000 contra 1, esa persona probablemente no era otro niño precoz de cinco años como Lina.

Screenshot: YouTube

Lo cierto es que Medina nunca le dijo a los médicos ni a las autoridades quién era el padre, aunque el suyo propio llegó a estar arrestado como sospechoso de violación infantil. Finalmente fue liberado y los cargos en su contra se retiraron por falta de pruebas.

Advertisement

En un artículo sobre el caso publicado en 1955, se informaba que muchas de las remotas aldeas indias de Perú celebran festivales religiosos durante todo el año, y que muchas veces terminan en sexo grupal, pero como decimos, fue una noticia más entre las muchas que han tratado de buscar una explicación que solo sabe Lina.

De hecho, tuvo tanta repercusión la historia que muchos periódicos de Perú ofrecieron a la familia Medina miles de dólares por los derechos para entrevistarla y filmarla. Los periódicos de Estados Unidos también llegaron hasta allí e hicieron ofertas para pagar a la familia y llevarlos a Estados Unidos como espectáculo freak. Todas fueron rechazadas.

En realidad, Lina ha evitado toda la vida cualquier publicidad sobre el tema. Para los que creen que todo se debe a un fraude, su silencio es su mejor respuesta, ni ella ni ningún miembro de su familia jamás han tratado de sacar provecho de la historia, y los registros médicos de la época proporcionan una amplia documentación de su estado. Además, varios médicos a lo largo de los años lo han verificado basándose en biopsias, rayos X del esqueleto fetal en el útero y fotografías tomadas por los médicos que la cuidaron.

Advertisement

Image: WC

Se sabe que Gerardo creció pensando que Lina era su hermana mayor, y solo descubrió la verdad cuando fue un adolescente. Gerardo afirmó en 1955 que quería ser médico cuando creciera. Por desgracia, y a pesar de no tener defectos o problemas de salud conocidos, murió relativamente joven, a los 40 años en 1979 por causas naturales.

En cuanto a Lina, hoy con más de 80 años, se casó con un hombre llamado Raúl en la década de 1970, y dio a luz a su segundo hijo en 1972 con 39 años, es decir, 33 años después de tener a Gerardo.

Advertisement

Raúl falleció en 2009, y desde entonces poco más se sabe de la madre reconocida más joven de la historia. Lina sigue viva, y sigue negando a contarle a nadie su vida. [Wikipedia, TIME]