Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Imagen: E. Arie et al., 2020
Imagen: E. Arie et al., 2020

Un equipo de arqueólogos en Israel ha detectado rastros de cannabis en un altar de más de 2.700 años de antigüedad que hay en un antiguo santuario judío. Este descubrimiento sin precedentes en la región sugiere que los antiguos israelitas usaron sustancias estupefacientes durante ceremonias religiosas.

Advertisement

Al parecer, los antiguos israelitas quemaban cannabis mezclado con excrementos de animales en estos altares durante algunas ceremonias, según la nueva investigación publicada en Tel Aviv: Journal of the Institute of Archaeology of Tel Aviv University. Los excrementos de animales que añadían a la mezcla hacían que el cannabis pudiese arder mejor a una menor temperatura.

Los restos del altar donde han sido encontrados los rastros de cannabis fueron descubiertos en la década de 1960 en el yacimiento arqueológico de Tel Arad, Israel. En un segundo altar encontrado en el mismo yacimiento había rastros de incienso, que también había sido entremezclado con excrementos de animales. Los altares se ubicaron en la entrada de un santuario judaíta que data de la Edad del Hierro. Estos altares de piedra caliza, que se encuentran en el Museo de Israel de Jerusalén, estuvieron en uso desde el 760 a. C. hasta el 715 a. C.

Advertisement
El yacimiento de Tel Arad cuando fue descubierto en la década de los 60.
Imagen: E. Arie et al., 2020.
El yacimiento de Tel Arad cuando fue descubierto en la década de los 60.
Imagen: E. Arie et al., 2020.

“Parece factible sugerir que el cannabis encontrado en el altar de Arad tuvo un uso deliberadamente psicoactivo”, escribieron los autores del estudio. “El olor del cannabis no resulta atractivo, y no justifica traer estas sustancias desde tan lejos”.

Advertisement

Bueno, lo de que el olor del cannabis “no resulta atractivo” dependerá en esencia de cada uno, pero parece poco probable que lo hayan traído exclusivamente por su aroma. Nunca se ha encontrado restos de polen o semillas de cannabis que se remonten tan atrás o hayan aparecido en esta región, lo que sugiere que esta sustancia, que probablemente llegase en forma de resina (es decir, hachís), fuese traída del extranjero. Además, los investigadores detectaron rastros de dos ingredientes psicoactivos clave: tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD).

En el momento del descubrimiento, los arqueólogos se fijaron en unas manchas negras que había sobre la superficie de piedra caliza del altar, pero el análisis de estos residuos no dio ningún resultado concluyente. Un nuevo análisis químico, realizado por investigadores de la Universidad Hebrea de Israel y del Instituto Technion, descubrió rastros de THC y CBD en cantidades suficientes como para producir un estado mental alterado a las personas. Esta se trata de la prueba más antigua del consumo de cannabis en la zona de Israel y también la primera evidencia del uso de sustancias psicoactivas en esta región. “La presencia de cannabis en Arad atestigua el uso de sustancias estupefacientes como parte de los rituales de culto en Judá”, escribieron los autores.

Advertisement

En 2019, un grupo de investigadores descubrió de un kit de drogas psicodélicas de unos 1000 años de antigüedad encontrado en los Andes bolivianos. Este kit, que probablemente pertenecía a un chamán, contenía rastros de varias sustancias psicoactivas, incluida cocaína y ayahuasca.

Share This Story

Get our newsletter