Una criatura marina no identificada de aspecto “lanudo” apareció en la costa de Filipinas, asustando a un primer grupo de turistas que paseaban por la zona y que no sabían muy bien qué hacer con el cadáver gigante que el océano había depositado en la zona. Mientras averiguan la especie lo han llamado “globster”.

Ese último término lo suelen utilizar los locales para las muestras irreconocibles de vida marina que llegan a la orilla. En este caso, el globster fue descubierto alrededor de las 7 p.m. del pasado viernes a lo largo de una playa en Oriental Mindoro, una provincia en la región de Mimaropa en Filipinas.

Imagen: ViralPress

¿Qué demonios puede ser? Es muy posible que los restos de una ballena en descomposición, sin embargo, hasta que no salgan los resultados de las pruebas de ADN no se podrá identificar la especie en particular con exactitud. En cualquier caso, hubiera sido difícil pasar por alto el gigantesco cadáver grisáceo de 6 metros de largo que descansaba en la costa, sobre todo teniendo en cuenta su olor penetrante y podrido.

Advertisement

Para las autoridades marinas que tuvieron que acercarse a investigar la masa no identificada, la cual está cubierta por una mata de pelo desgreñada y despeinada, la experiencia no fue muy agradable. Según explicó el oficial Vox Krusada:

Maldita sea, huele fatal. Huele a algo de otro planeta. Realmente experimenté toda la fuerza de su olor porque fui quien tomó las muestras de tejido. Casi vomité. Me sentí mejor después de tomar un baño, pero el hedor aún persiste en mi nariz.

Advertisement

Imagen: ViralPress

Krusada explicó que el gobierno local enterrará el cadáver una vez que ya cuentan con las muestras de tejido para ser enviadas a un laboratorio para el análisis de ADN.

Advertisement

En cuanto a la posibilidad de que se trate de una ballena, no sería el primer caso. Lo cierto es que una de las razones por las que se inclinan por esta hipótesis es la experiencia pasada con masas marinas voluminosas y ambiguas, incluidas algunas extrañas criaturas que llegaron a las costas en otras partes de Filipinas hace poco más de un año.

Por cierto, también hay una respuesta al “pelo”: otros casos similares también tenían esa especie de hebras saliendo de su cuerpo, “estas características probablemente descomponen las fibras musculares”, según explica National Geographic”. [LiveScience, National Geographic]