Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

¿Eres de los que tienen cientos de películas en el disco duro? Conviértelas a H.265 para ahorrar (mucho) espacio

Captura de pantalla: Plex

Ahora que el formato H.265 lleva un tiempo asentado y cada vez más dispositivos son capaces de decodificarlo, es hora de que conviertas tus películas para ahorrar espacio en el disco duro. Un vídeo en formato H.265 mide hasta un 50% menos que en H.264, conservando la misma calidad.

¿Qué es H.265? También conocido como HEVC (“codificación de vídeo de alta eficiencia”), es un estándar de compresión de vídeo publicado en 2013 que mejora en varios aspectos a su predecesor, el formato H.264/AVC, cuya primera versión fue publicada en 2003. H.265 ofrece una mayor calidad de imagen en tasas de bits más pequeñas, lo que significa que los archivos ocupan menos espacio. También es compatible con la resolución 8K UHD.

Advertisement

¿En qué me beneficia? Si tienes un iPhone, es posible que ya estés usando H.265. Apple lo introdujo en iOS 11 para reducir el tamaño de los vídeos, pero solo cuando están almacenados en el teléfono (si los compartes, se convierten a un formato más compatible). Tú también puedes aprovecharlo para ahorrar algo de espacio en tu ordenador o en tu servidor multimedia.

Imaginemos que tienes una película en tu disco duro que proviene de un Blu-ray. La película ha sido codificada en formato H.264 y mide 12 GB. Si lo conviertes a H.265 con un programa codificador de vídeo (o video encoder, en inglés), la película pasará a medir entre 6 y 9 GB. Así de sencillo.

¿Cómo lo hago? Necesitas una aplicación como FFmpeg o HandBrake. HandBrake es la opción más intuitiva: solo tienes que arrastrar la película a la interfaz del programa, elegir x265 como Video encoder y darle a Start. x265 es el “códec” gratuito de código abierto que más se usa para H.265.

Advertisement

El proceso va a tardar unos minutos (o unas horas, si tu equipo no es muy potente), así que ya que estás, revisa la configuración de HandBrake para reducir aún más el tamaño del archivo. En la pestaña Audio puedes eliminar pistas de idiomas que no necesites, por ejemplo. También puedes bajar el tamaño del archivo reduciendo la calidad de imagen. Si te pasas, aparecerán artefactos y otros problemas en la imagen, pero H.265 te da bastante margen para conseguir una gran calidad en archivos pequeños.

En cuanto al contenedor del vídeo, que erróneamente llamamos formato, puedes elegir tanto MP4 como MKV. MP4 está más soportado, pero MKV tiene otras ventajas; por ejemplo, puede incluir subtítulos estilizados con tipografías y colores, como los que vienen en vídeos de anime.

Advertisement

¿H.265 tiene desventajas? Sí. En primer lugar, la compatibilidad. Solo los dispositivos modernos son capaces de decodificar H.265, así que no te molestes si tienes una tele o un dispositivo multimedia que no soporte el formato. Reproductores como Plex transcodifican la película en tiempo real si tu dispositivo no es compatible (es decir, hacen la conversión de H.265 a H.264 mientras ves la película), lo que consume mucha energía y recursos.

Para las máquinas es muy duro codificar a H.265, así que necesitas una CPU o GPU potente para hacerlo más rápido (lo bueno es que solo tienes que hacerlo una vez). Pero también es duro decodificarlo, por lo que un NAS o reproductor barato no podrá hacerlo. H.265 se lleva mal con gadgets viejos.

Advertisement

Una última consideración: no está claro que H.265 sea el futuro. Grandes plataformas como YouTube y Netflix están pujando por otro formato más compatible llamado AV1 solo porque no quieren pagar la licencia de H.265.

En cualquier caso, H.265 es el presente. Si quieres o necesitas ahorrar gigas en tu disco duro, tienes la solución a unos pocos clics de distancia.

Share This Story

About the author

Matías S. Zavia

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 08B1 8FBD 5DA0 45F1 2C2D F329 BD6D 0689 6FB2 7BEBPGP Key