Imagen: Fight for the Future

Con una mayoría de 3 votos republicanos sobre 2 votos demócratas, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) ha aprobado acabar de facto con la neutralidad de la red y entregar el control de Internet a los grandes proveedores de servicio como Comcast, AT&T y Verizon.

Advertisement

El nuevo plan, titulado “Restauración del orden de la libertad en Internet”, pone fin a las regulaciones de la administración Obama que permitían al gobierno supervisar a los proveedores de Internet bajo el Título II de la Ley de Telecomunicaciones y que de paso aseguraban a todos los consumidores estadounidenses el mismo tipo acceso a los contenidos y servicios en línea (lo que llamamos neutralidad de la red).

Ajit Pai, nombrado presidente de la FCC por Donald Trump en enero, tiende de esta forma una mano a los grandes proveedores que fantasean desde hace años con la idea de dividir la red en carriles lentos y rápidos, cobrando a las compañías como Netflix o Amazon por una velocidad de acceso más alta a sus contenidos o dividiendo sus propios paquetes de ofertas por aplicaciones, como ya ocurre con la televisión por cable y en países donde no existe la neutralidad de la red:

Advertisement

Hoy los comisarios republicanos de la FCC han defendido el plan de Pai como un esfuerzo para restaurar un Internet caído en desgracia “por las regulaciones onerosas e innecesarias” de la era de Obama; unas regulaciones que, según los mismos republicanos, frenaron la innovación y la inversión en infraestructura de banda ancha en los Estados Unidos.

El problema de ese argumento es que no se sostiene. Los propios proveedores de Internet niegan a sus accionistas que hayan dejado de invertir en las redes o que la neutralidad de la red haya dañado su negocio. De hecho, algunas compañías como Comcast reportaron ingresos de récord este mismo año. Y sin embargo, el plan de Pai ha logrado salir adelante y reclasificar el acceso a Internet bajo el Título I de la ley, lo que desregula a los proveedores a cambio más transparencia y por el mismo precio elimina todas las protecciones al consumidor aprobadas por la FCC en 2015.

Afortunadamente, esto es Estados Unidos, el país de los pleitos. Es de esperar que la ley llegue a los tribunales antes de entrar finalmente en vigor, y no podemos estar tan seguros de que vaya a entrar en vigor antes de las próximas elecciones presidenciales. Si hablamos de posibilidades, hasta es posible que el propio Congreso de Estados Unidos acabe tirando la nueva normativa y salvando la neutralidad de la red a pesar de todo.