La BBC acaba de anunciar lo que ya nos tem√≠amos desde hace tiempo: la televisi√≥n en 3D est√° muerta. Oficialmente. El canal brit√°nico ha decidido suspender su programaci√≥n de contenidos en 3D al menos hasta 2016 por "falta de inter√©s del p√ļblico". La decisi√≥n se une a la del canal deportivo ESPN en EE.UU., que recientemente tambi√©n cancel√≥ sus planes en este frente. Adi√≥s, 3D TV.

Seg√ļn Kim Shillinglaw, responsable de contenidos 3D de la BBC, la tecnolog√≠a simplemente "no ha despegado". Las audiencias, asegura, la encuentran de hecho "bastante molesta". Normal. Llevar encima unas gafas de varios cent√≠metros de grosor, para ver un dudoso efecto 3D despu√©s de haber pagado un dineral por un televisor 3D, cabrea.

El canal dejar√° de emitir estos contenidos a finales de a√Īo y no se plantea retomarlos al menos hasta 2016. "Veremos qu√© ocurre cuando termine la recesi√≥n y haya m√°s televisores con 3D, pero creo que la BBC tomar√° una postura de esperar a ver qu√© pasa. Es el momento de hacer una larga pausa", asegura Shillinglaw. Las pruebas con contenido 3D de la BBC comenzaron en 2011, pero dos a√Īos despu√©s, se acab√≥.

Advertisement

Las cifras en otro de los canales que ha apostado fuerte por la televisión en 3D, BSkyB, son también decepcionantes. Estrenó su servicio en octubre de 2010 y a día de hoy tiene 500.000 suscriptores a sus canales 3D, solo un 4% de su base total de clientes.

Ni siquiera ha ayudado que muchos de los nuevos televisores ya vinieran con la tecnolog√≠a 3D integrada (en Reino Unido hab√≠a un total de 1,5 millones de televisores equipados). Tampoco ayud√≥ la ca√≠da de precios de los equipos. Los contenidos nunca estuvieron ah√≠. Encontrar una buena pel√≠cula en 3D o una serie era misi√≥n imposible. Y las retransmisiones en directo en 3D prohibitivas en coste de producci√≥n. ¬ŅResultado? RIP, 3D TV.

Advertisement

La pregunta ahora es qu√© pasar√° con el 3D en el cine. ¬ŅAcabar√° desapareciendo del todo tambi√©n? Tras la explosi√≥n del sector con Avatar en 2009, todo fue cuesta arriba. Pero a partir del 2010, el n√ļmero de pel√≠culas producidas en 3D comenz√≥ a caer dr√°sticamente. Los elevados precios de las entradas, sumado al "falso" 3D de muchas pel√≠culas (generado por ordenador en lugar de filmado con c√°maras estereosc√≥picas) han echado atr√°s al consumidor. Volvemos a las dos dimensiones. Y tan contentos. [BBC]