Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Lance Bass (Twitter)

“El portador de esta tarjeta sufre de una enfermedad mental o física que le impide llevar mascarilla en virtud de la ley para personas con discapacidad, y no está obligado a revelar su enfermedad.” El texto de esta tarjeta sanitaria de aspecto oficial solo acierta en una cosa: lo de la enfermedad mental.

Advertisement

Sí, lo siento pero hay que estar bastante mal de la cabeza para pretender librarse de llevar mascarilla en plena pandemia apelando a algún oscuro privilegio que además está aparentemente sujeto al secreto de sumario. La tarjeta, por supuesto, es falsa. La imagen se ha hecho viral en Twitter y Facebook está semana y el Departamento de Justicia se ha apresurado a confirmar que ellos no emiten ningún tipo de tarjeta ni remotamente similar, y que ante la duda se llame al teléfono de atención al ciudadano provisto por el departamento. Este es parte del anuncio oficial al respecto.

El Departamento de Justicia ha tenido conocimiento de la aparición en Internet de tarjetas o volantes sobre la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y el uso de máscaras faciales debido a la pandemia COVID-19. Algunas incluso muestran el sello del Departamento de Justicia.

Estos documentos no han sido emitidos por el Departamento de Justicia y no están respaldados por el Departamento. El Departamento urge a los ciudadanos a no confiar en la información contenida en esos documentos y a visitar la web de ADA para obtener más información.

Advertisement

Existe otras tarjetas similares en circulación que apelan a la misma acta para personas con discapacidad y a otras oscuras leyes sanitarias para intentar librar a su portador de la obligación de llevar mascarilla. Algunas incluso amenazan con multas en caso de que al portador no le dejen hacer lo que le de la real gana.

Advertisement

Probablemente los documentos sean la desafortunada ocurrencia de esos ciudadanos que creen que la prevención de la pandemia de covid-19 no va con ellos, pero conviene recordar que existe un delito llamado falsedad documental por el que nos podemos meter en un buen lío si la tarjeta que hemos diseñado con amor y Photoshop lleva sellos oficiales y acaba en manos de la policía. En Estados Unidos, por citar este caso concreto, utilizar el sello de un departamento o agencia del gobierno de manera fraudulenta es un delito penado con multas y con penas de hasta cinco años de cárcel en función de la gravedad de la falsificación.

Si la cosa dependiera de mí, la tarjeta debería ser constitutiva de un delito de falsedad documental, otro de estafa, y otro de atentado a la salud pública con agravante de alevosía y premeditación. Es una lástima que ser más tonto que una piedra no esté tipificado en el código penal, porque en este caso también lo aplicaría.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter