Imagen: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/E. O’Gorman/P. Kervella

Si el fondo fuera blanco, ser√≠a la yema de un huevo frito a punto de romperse. Pero es Betelgeuse, una de las estrellas m√°s grandes que conocemos y la primera cuya superficie hemos conseguido fotografiar, aparte del Sol. Y s√≠, tambi√©n est√°, de alg√ļn modo, a punto de romperse.

Advertisement

Betelgeuse es una supergigante roja: tiene 20 veces la masa del Sol y unas 700 veces su tama√Īo. Se encuentra a solo 640 a√Īos luz de distancia, en la constelaci√≥n de Ori√≥n, y es la novena estrella m√°s brillante del cielo nocturno . Su brillo, de un intenso color naranja, se debe a la temperatura particularmente baja de su superficie (4000 ¬ļC, cuando el Sol est√° a 6000). Betelgeuse tiene apenas ocho millones de a√Īos, pero ya ha agotado el combustible de su n√ļcleo y est√° cerca de convertirse en una supernova, un espect√°culo que ser√° visible desde la Tierra incluso a plena luz del d√≠a.

El descomunal tama√Īo de Betelgeuse comparado con el sol, los planetas del sistema solar y sus √≥rbitas

Esta imagen sin precedentes de Betelgeuse fue captada por el telescopio ALMA desde el desierto de Atacama. Se trata de la fotograf√≠a de mayor resoluci√≥n que tenemos de la superficie de una estrella, y la primera de este tipo que hace el observatorio ALMA. La estrella en s√≠ ya hab√≠a sido observada tanto en el espectro visible como en el infrarrojo y el ultravioleta. Los astr√≥nomos descubrieron un enorme penacho de gas en su superficie ‚ÄĒcasi tan grande como nuestro sistema solar‚ÄĒ y burbujas gigantescas que desprenden gas y polvo a grandes velocidades. [ESO v√≠a Men√©ame]