GIF: YouTube

Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NCSU) ha logrado desarrollar un material de espuma extremadamente ligero con la capacidad de detener rondas del calibre .50, los tipos de balas disparadas por ametralladoras pesadas y rifles de francotirador.

Para ser más exactos, el material conseguido, llamado espuma de metal compuesto (CMF), pesa menos de la mitad que un blindaje o coraza de acero convencional. Según ha explicado Afsaneh Rabiei, ingeniero y científico de materiales de la Universidad Estatal de Carolina del Norte:

La armadura de CMF tenía menos de la mitad del peso de la armadura de acero homogénea enrollada necesaria para lograr el mismo nivel de protección. En otras palabras, pudimos lograr importantes ahorros de peso, lo que beneficia el rendimiento del vehículo y la eficiencia del combustible, sin sacrificar la protección.

¿Y de qué está compuesta? Rabiei ha explicado que está compuesta de un tipo de esferas metálicas huecas, y que llevan trabajando en este material 15 años. CMF, que se fabrica utilizando procesos patentados, se fabrica a partir de metales como el aluminio y el acero, los cuales están llenos de bolsas de aire huecas, como otros tipos de espuma.

Lo conseguido significa, según el equipo, que CMF puede eliminar balas de tamaño mediano, proteger contra tipos de explosiones, además de contra el fuego, el calor y varios tipos de rayos y radiación.

En su nuevo trabajo querían observar cómo se enfrentaría a la fuerza de rondas de calibre .50 (miden 12,7 x 99 mm), los tipos más grandes de balas usadas comúnmente en ametralladoras convencionales y rifles de largo alcance. Para ello, dispararon bolas y rondas de dicho calibre en el CMF a velocidades de 500 metros por segundo hasta 885 metros por segundo.

Advertisement

¿El resultado? el CMF actuó como un núcleo activo en el material, cubierto por una placa frontal de cerámica en la parte delantera, con una placa posterior delgada de aluminio. De esta forma, CMF pudo absorber el 72-75% de la energía cinética de las rondas de bolas, y absorbió 68-78% de la energía cinética de las rondas de perforación de armaduras, impidiendo la entrada de proyectiles a grandes velocidades.

Alucinante. Una espuma de ingeniería llena de bolsas de aire puede detener proyectiles que se desplazan a más de 800 metros por segundo. [ScienceAlert]