En lugar de cámara, los investigadores de la Universidad de Glasgow que lo han conseguido han utilizado un proyector de imagen similar al que se podría utilizar para ver cine en casa, y cuatro sensores de un único pixel cada uno. El resultado es una imagen 3D que podría revolucionar los dispositivos de vigilancia.

La técnica utilizada aquí se llama Ghost Imaging y no es nueva, lo que sí es nuevo es el haber logrado un resultado en tres dimensiones. Lo que ha hecho el equipo de Glasgow es programar un proyector para que emita distintos patrones de luz sobre un objeto.

Cuatro sensores de un sólo pixel se encargan de registrar la intensidad con la que rebota la luz y generan cada uno una única imagen. Finalmente, un software une las cuatro imágenes en un objeto 3D, en este caso la escultura de una cabeza que veis en la imagen.

Lo interesante del método es que, cambiando la longitud de onda de la luz que emite el proyector puede tener ser la base de las cámaras de vigilancia del futuro. En infrarrojos, por ejemplo, puede tomar imágenes tridimensionales en total oscuridad, mientras que en otras frecuencias puede traspasar materiales no conductores como telas o plásticos y convertirse en un método perfecto para escáneres de seguridad portátiles en aeropuertos [Science Vía New Scientist]