En 1796, el Sidney Cove zarpó de la India con un cargamento de té, arroz, tabaco y 31.500 litros de cerveza con destino a Sidney. El barco nunca llegó a puerto, pero pronto podrás probar la cerveza que llevaba gracias a un fascinante proyecto de restauración.

El nav√≠o se hundi√≥ cerca de Preservation Island, pero su peci√≥ no fue localizado hasta 1977. En los trabajos de b√ļsqueda, los arque√≥logos encontraron muchas botellas de cerveza cuyo sello a√ļn permanec√≠a intacto. Las bajas temperaturas el agua impidieron que el contenido se estropeara.

Las botellas fueron cuidadoamente preservadas en el Museo Queen Victoria Museum & Art Gallery de Launceston. A√Īos despu√©s, el conservador del museo y qu√≠mico David Thurrowgood hizo un descubrimiento sorprendente: la levadura que se hab√≠a usado en aquella cerveza segu√≠a viva. As√≠ naci√≥ el proyecto The Wreck.

Advertisement

En colaboraci√≥n con el Instituto de Tecnolog√≠a del Vino de Australia y la compa√Ī√≠a cervecera James Squire, Thurrowgood y su equipo lograron cultivar de nuevo la levadura de la cerveza encontrada en el Sidney Cove, una cepa de este hongo que no se conoce en ninguna cerveza de la actualidad.

Despu√©s de un largo proceso de prueba y error, lograron recrear la cerveza tal y como era hace 220 a√Īos. Los que la han probado aseguran que es una cerveza tipo Porter oscura, con mucho sabor a malta, especiada y turbia. Las primeras botellas podr√°n probarse en el Festival de Cerveza Gabs de Australia. [James Squire v√≠a Mashable]