Estados Unidos le cambia el nombre al gas natural: ahora lo llama "moléculas de libertad"

8.2K
15
Save
Foto: Getty

La administración Trump llevaba tiempo mezclando nacionalismo jingoísta con la promoción de combustibles fósiles, pero el Departamento de Energía ha llevado esa conexión a un nuevo nivel esta semana al cambiar el nombre del gas natural a “gas de la libertad” y —me siento estúpido escribiendo esto— “moléculas de libertad de los Estados Unidos”. Así que por fin conocemos el precio de la libertad: de acuerdo con el mercado global, 2,64 dólares por millón de BTU.

El amor del gobierno de Trump por el gas natural quedó patente en sus intentos por revertir las regulaciones sobre el metano y actualizar las páginas de la Agencia de Protección Ambiental sobre estándares de la industria. También están intentando mejorar la producción y el suministro de este gas contaminante, que es lo que el Departamento de Energía promociona en su último comunicado. El comunicado empieza con algunas línea bastante estándar sobre el aumento de las exportaciones de gas natural desde una instalación en Freeport, Texas, pero rápidamente se desvía hacia el surrealismo cuando cita a un funcionario del Departamento de Energía, el subsecretario Mark Menezes:

“Aumentar la capacidad de exportación del proyecto Freeport LNG es fundamental para la expansión del gas de la libertad en todo el mundo, ya que brinda a los aliados de Estados Unidos una fuente diversa y asequible de energía limpia”.

Advertisement

La agencia está intentando construir un concepto de libertad estadounidense a través de los hombres grandes y fuertes que trabajan en campos de gas natural y plataformas de fracking. En caso de que no quede suficientemente claro, el comunicado agrega esta cita del subsecretario de energía fósil, Steven Winberg:

“Con Estados Unidos batiendo récords de producción de gas natural, me complace que el Departamento de Energía esté haciendo todo lo posible para promover un sistema regulador eficiente que permita que las moléculas de libertad de los Estados Unidos se exporten al mundo”.

Comparar el concepto de libertad estadounidense con una mezcla de hidrocarburos combustibles como el metano tiene bastante sentido en realidad, pero algo me dice que esa no es la metáfora que buscaba el secretario adjunto. Las dos citas parecen un patético intento de cambiar el nombre del gas natural como lo fueron las freedom fries, algo que el secretario de energía Rick Perry hizo el año pasado en Davos con un poco más de tacto.

Pero más allá del lenguaje ridículo, nada podría estar más lejos de la verdad que sugerir que el gas natural es un camino hacia la libertad. El gas natural es una fuente de metano y dióxido de carbono, gases de efecto invernadero que están calentando el planeta. Y el gas en sí mismo es una razón por la cual las emisiones de Estados Unidos aumentaron el año pasado. Exportarlo lleva a los países a generar de energía a partir de un combustible sucio (aunque un poco menos sucio que el carbón) y encamina al mundo hacia el caos climático.

Share This Story