Foto: Getty Images.

Para el año 2030, unos 7.000 millones de seres humanos conoceremos lo que nos depara el destino, o al menos, el destino de los más vulnerables entre nosotros. Un nuevo estudio pone el reloj en marcha para la humanidad y su búsqueda para mantener el calentamiento global a 1,5 grados Celsius de los niveles preindustriales.

Este estudio, creado por el Panel intergubernamental sobre el cambio climático, describe cómo se vería un mundo que esté 1,5 grados Celsius más caliente, en comparación con una Tierra 2 grados Celsius más caliente, como lo establece el Acuerdo de París, y las vías para llegar allí. En general, revela que un mundo 1,5 grados más cálido es mucho menos brutal que uno 2 grados más cálido, y que tenemos mucho trabajo por hacer en un tiempo muy limitado para lograr alcanzar (o mantener) esta temperatura.

Si fallamos, los más pobres entre nosotros sufrirán mucho más.

Nuestro mundo ya se ha calentado alrededor de 1 grado Celsius desde el inicio de la era de contaminación de carbono. Basados ​​en esta observación y en la física, científicos han elaborado un presupuesto de carbono para cumplir con la meta de 1,5 grados Celsius. En el nuevo estudio, trazan los caminos para llegar allí.

Advertisement

En el escenario más esperanzador, las innovaciones en eficiencia y tecnología provocan enormes caídas en la demanda de energía, acelerando la descarbonización del sistema energético y evitando la necesidad de tecnología de captura de carbono, que hasta ahora no ha sido probada. En otro escenario, las naciones se unen armoniosamente y cambiamos a un estilo de vida más sostenible y compramos menos basura día a día. Necesitamos capturar así sea un poco de carbono para ayudarnos a limpiar, pero con buenas intenciones todo es posible, supongo.

Sin embargo, si la innovación tecnológica o las emisiones continúan en su trayectoria actual, los esfuerzos para limitar el calentamiento a 1,5 grados Celsius se hacen más difíciles. Necesitaremos más captura de carbono, más reforestación y más conversión de cultivos a biocombustibles que atrapen carbono. En uno de los escenarios propuestos, el mundo tendría que convertir un territorio con un tamaño un poco menor al equivalente de Estados Unidos en una zona de sacrificio de biocombustibles.

Todos los escenarios que limitan el calentamiento a 1,5 grados requieren inversiones globales masivas de alrededor de 2,4 billones de dólares anuales desde 2016 a 2035. Para comparar y que puedas hacerte una idea, el mundo gastó aproximadamente 280.000 millones de dólares en la instalación de energía renovable el año pasado. Dicho de otro modo, se trata de un nivel de compromiso de una magnitud enorme, además de reorientar a toda la economía global, aunque esto podría traer un alza financiera masiva.

Advertisement

“Estas transiciones de sistemas no tienen precedentes en términos de escala, pero no necesariamente es cuánto a rapidez, e implican reducciones profundas de emisiones en todos los sectores del mundo”, señala el informe.

Pero los científicos responsables no están desanimados todavía. De hecho, la naturaleza de este informe (que analizó mas de 6.000 estudios y documentos) es una forma útil de pensar acerca de las diversas herramientas que tenemos a nuestra disposición para abordar la contaminación de carbono.

Advertisement

“Existe una idea de que hay una solución para el cambio climático. No es así”, dijo Kristie Ebi a Earther, científica de la Universidad de Washington y autora principal del resumen del informe para políticos. “Hay un millón de soluciones. Cuando las analizas, pueden ser relativamente pequeñas. Pero cuando las unimos se convierten en algo grande y con mucho potencial”.

El informe también presenta un poderoso argumento moral para reducir las emisiones, así como los inevitables esfuerzos de adaptación que serán necesarios. Página tras página, muestra cómo los pobres sufrirán de manera desproporcionada el calentamiento global y la diferencia que podría generar medio grado. Los autores del informe señalan que limitar el calentamiento global a 1,5 grados “podría reducir la cantidad de personas expuestas a riesgos relacionados con el clima y susceptibles a la pobreza hasta en varios cientos de millones para 2050”.

A menudo, hablamos de 2 grados de calentamiento como “seguros”. Pero lo que realmente significa 2 grados es que perdemos corales, vemos trastornos masivos ecológicos, acidificación de los océanos y varios metros de aumento del nivel del mar. Dicho de otro modo, una Tierra 2 grados más caliente está cerca de la destrucción del ecosistema planetario que permite a los humanos prosperar.

Advertisement

Limitar el calentamiento a 1,5 grados Celsius todavía resultará en sufrimiento en todo el planeta. En lugar de perder todo el coral como en el caso de los 2 grados Celsius, el informe muestra que perderemos del 70 al 90% de ellos. La mayoría de las islas bajas se volverán inhabitables. Ambos escenarios requieren coraje y trabajo arduo para evitar lo peor mientras nos preparamos para enfrentarnos a algunas cosas terribles.

Y sabremos si vamos por buen camino dentro de 12 años. Para evitar que el planeta se caliente a más de 1,5 grados Celsius, las emisiones tendrán que caer aproximadamente un 45% por debajo de los niveles de 2010 para 2030. Todos podemos hacer algunos cambios en nuestros estilo de vida para ayudar. Pero en gran parte, lo que importa son las políticas y acciones de gobiernos para alcanzar un sistema económico que establecerá el curso para la humanidad.

Advertisement

“El mundo hace 50 años era diferente al de hoy”, dijo Natalie Mahowald, de la Universidad de Cornell y otra autora del informe. “En 50 años, va a ser muy diferente. Esta es nuestra oportunidad de decidir cómo será ese mundo”.

Desafortunadamente, durante los últimos años la buena toma de decisiones ha sido escasa. La administración de Trump, que encabeza el mayor emisor histórico del mundo, dice que se necesitan un millón de acciones para abordar el cambio climático para justificar que está haciendo precisamente lo contrario, así como su intención de retirarse del Acuerdo de París. Y hablando de eso, la mayoría de los países no están en camino de cumplir con sus compromisos con el acuerdo. Las políticas actuales darán como resultado un mundo que se calentará hasta 3,7 grados Celsius en 2100, lo que aumenta el riesgo de que tengamos que apoyarnos más en la captura de carbono, o peor aún, en esa desconcertante propuesta de reflejar de la luz solar de vuelta al espacio para enfriar el planeta.

El nuevo informe llega dos meses antes de la próxima gran conferencia internacional sobre el clima que se celebrará en Polonia. El objetivo de esa conferencia es describir cómo los gobiernos intensificarán las acciones para abordar el cambio climático. Si bien no soy lo suficientemente ingenuo como para pensar que un solo informe cambiará el curso de la historia, me alegra que los líderes mundiales tengan un recordatorio de lo que está en juego dependiendo de sus acciones.