Aparte de para ver porno, Internet se ha hecho para compartir fotos de adorables animalitos en posturas graciosas, pero ¿y si esas fotos fueran en realidad montajes que esconden prácticas crueles hacia esos animales? Un fotógrafo chino cree haber encontrado pruebas de engaño y maltrato en no pocas imágenes muy populares.

Las sospechas aparecen reflejadas en un post aparecido en Weibo, y traducido por el tambi├ęn fot├│grafo Jenn Wei. Seg├║n ese an├ílisis, algunas de esas fotos no son fruto de la casualidad y de la suerte del fot├│grafo, sino de elaboradas puestas en escena nada respetuosas con la fauna que retratan.

Y lo peor del asunto es que las acusaciones no son contra fot├│grafos aficionados, sino que salpican a supuestos profesionales de la fotograf├şa, algunos de los cuales incluso han sido galardonados, y sus fotos han sido publicadas en revistas de la talla de National Geographic.

Animales contra las cuerdas

Advertisement

El post analiza, por ejemplo, varias im├ígenes obtenidas por el fot├│grafo indonesio Shikhei Goh en las que aparecen ranas y un lagarto gecko muy habitual como mascota en ese pa├şs. Las fotos parecen producto de las acrobacias naturales de las ranas, y de una tendencia, al parecer documentada, de los geckos a contorsionarse de manera extra├▒a cuando se les pone sobre una superficie que devuelva su reflejo.

Advertisement

Seg├║n las acusaciones vertidas, todas las fotos pueden haberse tomado colgando a las criaturas de finos hilos de nylon que despu├ęs pueden borrarse muy f├ícilmente en Photoshop sin dejar rastro.

Animales cansados y fuera de su hábitat

Advertisement

La foto sobre estas l├şneas tambi├ęn est├í atribuida a Shikhei Goh. Seg├║n el autor, fue tomada durante un paseo en su h├íbitat. Sin embargo, diversas fuentes han identificado el animal como un Camale├│n Pantera que s├│lo se encuentra en Madagascar.

Otro fotógrafo de Indonesia, Penkdix Palme, es el responsable de estas adorables imágenes de una rana arborea sosteniendo una hoja a modo de paraguas (en portada). Palme explicó que la rana estuvo en esa postura más de treinta minutos, lo que ciertamente es una conducta bastante poco propia de una animal que disfruta de la lluvia.

Advertisement

Seg├║n el an├ílisis expuesto en Weibo, la rana parece cansada e incluso muestra marcas de enrojecimiento en las patas que podr├şan ser producto de un trato abusivo para que permaneciera en esa posici├│n hasta tomar la foto buena. Por otra parte, la ├║ltima imagen de la serie muestra una especie de barquito demasiado elaborado para ser casual.

El post prosigue analizando im├ígenes de ranas, hormigas y otros animales y aportando claves bastante plausibles de que esconden puestas en escena muy poco ecol├│gicas. En el caso de la foto ganadora de National Geographic, de una lib├ęlula, el autor pone en duda que la lluvia fuese natural. El fot├│grafo incluso sugiere que el animal estaba sujeto a la planta y que por eso resist├şa las gotas de agua sin inmutarse.

Advertisement

De momento, ninguno de los fot├│grafos ha hecho comentarios sobre las acusaciones. Si surgen m├ís datos sobre este supuesto esc├índalo animal os los ofreceremos aqu├ş mismo. [Jenn Wei v├şa Peta Pixel]