Encontrar antiguos insectos atrapados y fosilizados en √°mbar es bastante com√ļn, pero el descubrimiento reciente de dos plumas de ave no tiene min¬īgun precedente. Estos ‚Äúf√≥siles en 3D‚ÄĚ, que adem√°s de plumas tambi√©n tienen trazas de tejido blando, son absolutamente espectaculares.

Advertisement

Los p√°jaros aparecieron por primera vez en la faz de la tierra hace unos 150 millones de a√Īos, cuando los dinosaurios todav√≠a eran amos y se√Īores del planeta. Los cient√≠ficos han recopilado bastante datos acerca de estos p√°jaros gracias a los f√≥siles pero est√°n, como es l√≥gico, en 2D debido al ‚Äúaplanamiento‚ÄĚ que fuerza la roca.

Tambi√©n han encontrado restos de estos p√°jaros en √°mbar, como es el caso, pero solo plumas aisladas. El descubrimiento de un par de alas en perfecto estado fosilizadas en √°mbar durante 99 millones de a√Īos ofrece ahora un vistazo in√©dito a c√≥mo eran estos p√°jaros y qu√© aspecto ten√≠an realmente.

Advertisement

Los f√≥siles, descritos hoy en estudio de Nature Communications, han sido descubiertos por los paleont√≥logos Lida Xing, Ryan McKellar y sus colegas en la provincia de Kachin, Myanmar. Por incre√≠ble que parezca, estos f√≥siles 3D todav√≠a tienen restos de los fol√≠culos pilosos, tejidos blandos y la disposici√≥n de las plumas. Todo esto proveniente de una criatura que vivi√≥ hace 100 millones de a√Īo. Es la primera vez que los cient√≠ficos pueden estudiar a un p√°jaro que se extingui√≥ al final del per√≠odo cret√°cico.

La disposici√≥n de las plumas, e incluso el color, contin√ļan visibles. (Imagen: L. Xing et al., 2016)
Una recreación de un ejemplar adulto. (Imagen: Nobu Tamura)

Advertisement

Dado que las alas son peque√Īas, y las proporciones diminutas, los investigadores creen que los restos pertenecen a un par de cr√≠as que murieron poco despu√©s de nacer. El d√ļo perteneci√≥ a una antigua especie de aves llamados Enantiornithines. Tanto las cr√≠as como los adultos ten√≠an una disposici√≥n de plumas muy similares as√≠ que los f√≥siles tambi√©n permiten conocer c√≥mo era la disposici√≥n de las mismas en estos √ļltimos.

Las plumas han permanecido intactas durante casi 100 millones de a√Īos. (Imagen: L. Xing et al., 2016)

Los investigadores examinaron la estructura y la disposici√≥n de los huesos y las plumas utilizando t√©cnicas como ‚Äúsynchrotron X-ray micro CT scanning‚ÄĚ. En general, el plumaje del f√≥sil guarda muchas referencias con el de los p√°jaros modernos. Colocadas al lado de las de un petirrojo, por ejemplo, son casi indistinguibles. Exhiben una disposici√≥n similar, pigmentaci√≥n (s√≠, el √°mbar tambi√©n conserva hasta el color) y microestructura.

Advertisement

Folículos pilosos y partes de piel pueden apreciarse en el fósil. (Imagen: L. Xing et al., 2016)

‚ÄúEstos espec√≠menes demuestran que el plumaje asociado con los p√°jaros modernos estaban presentes en antiguos ejemplares de Enantiornithes hace 99 millones de a√Īos‚ÄĚ escriben los autores en el estudio.

Advertisement

Eso sugiere que los plumajes de los p√°jaros se desarrollaron hace m√°s de 100 millones de a√Īos y que no han cambiado mucho desde entonces. Tal y como la evoluci√≥n nos ha hecho saber una y otra vez: si algo funciona, no lo toques. [Nature Communications]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.