Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Estas son las señales de que se te ha formado un coágulo de sangre en un avión

24.8K
6
1
Kevork Djansezian (Getty)

Encontrar que se te ha formado un coágulo de sangre después de que desembarques del avión puede sorprender hasta a los viajeros experimentados. La escritora de viajes Lindsey Campbell, que estira antes de subirse a un avión y se mueve todo lo que puede durante sus trayectos, al principio pensó que el dolor que sentía en su pantorrilla se debía a una lesión del senderismo. En realidad, se trataba de un coágulo de sangre.

Los coágulos de sangre se forman en las venas profundas dentro de la pierna (de eso viene el término “trombosis venosa profunda”) si tus rodillas están dobladas o si no mueves tus piernas durante horas. El coágulo se forma en tu pantorrilla y causa molestias que luego se convierten en dolor extremo. Así es cómo lo describe Campbell:

Nuestro vuelo aterrizó el lunes, y pasé los próximos dos días pensando que el dolor que sentía en la pantorrilla era un tirón muscular. Pero el dolor intensificó. Sentía como si tenía un calambre en la pierna. Cuando llegó el jueves, tenía una cojera y me movía sin parar en las reuniones, con poco éxito, para intentar llegar a una postura cómoda. Cuando llegue a casa esa noche le dije a mi novio, Jim, que sentía dolor en la pierna y que estaba empeorando. Él se agachó para darme un masaje en la pierna y cuando presionó, salté, e inmediatamente me eché a llorar.

Advertisement

Después de un vuelo — o en realidad, en cualquier momento — es bueno conocer los síntomas de un coágulo de sangre. Podrías experimentar lo siguiente:

  • Hinchazón en tu pantorrilla
  • Calambres o sensibilidad en la misma zona
  • Enrojecimiento o hematomas
  • Una zona hinchada que se siente caliente

Típicamente, los síntomas solamente están presentes en una pierna o son más severos en un lado que en otro.

Advertisement

Lo peor es que el coágulo se puede mover y llegar a los pulmones, donde puede interferir con tu respiración. Esto se llama tromboembolismo pulmonar y se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Falta de aire
  • Dolor al respirar, a menudo descrito como un dolor punzante
  • Un ritmo cardíaco acelerado
  • Una tos inexplicada (no tienes ningún catarro u otra razón para toser), probablemente con moco sanguinolento
Advertisement

No descartes estos síntomas, aunque sientas que tu vuelo no era tan largo. El coágulo de Campbell probablemente se formó después de un vuelo de seis horas, en el cual pasó casi todo el trayecto dormida con sus piernas cruzadas. Sin embargo, los asientos con más espacio facilitan que cambies de posición mientras duermes. Esta es la razón por la cual los coágulos están asociados con los aviones (puedes moverte todo lo quieras en tu cama en casa).

Las personas con mayor riesgo son esas que fuman, toman píldoras anticonceptivas, están embarazadas, están obesas o tienen un historial familiar de coágulos de sangre (la sangre de algunos simplemente es más propensa a desarrollar coágulos).

Advertisement

Si has tenido un coágulo recientemente, habla con tu médico sobre si es seguro subirte a otro avión y qué precauciones deberías tomar antes de hacerlo. La medicación puede prevenir los coágulos en el futuro, por ejemplo. Tu médico probablemente te recetará anticoagulantes en este caso aunque estés volando de nuevo o no.

Advertisement

¡Pero no te asustes! Los coágulos son raros, y puedes reducir tu riesgo si te mueves durante tu vuelo (hasta mover tus pies debajo de tu asiento ayuda). Tu riesgo aumenta si estás deshidratado, así que intenta tomar mucha agua. Además, los viajes extras al baño te ayudarán también. Finalmente, unas medias de compresión de tu talla también te ayudarán a prevenir que la sangre se agrupe en las venas de tus pantorrillas.

Hagas lo hagas, si tu pantorrilla te duele después de un vuelo, es mejor acudir a un médico.

Share This Story