El bar The Churchill Arms se gasta 30.000 libras al año en decoraciones para Instagram.
Photo: The Churchill Arms (Instagram)

Al parecer, las fotos de Instagram tienen un precio, y no es barato. En Inglaterra, algunos bares se están gastando miles de libras en decorar sus exteriores para atraer a los amantes del selfie. Sin embargo, para los propietarios no se trata de un gasto, sino de una inversión.

Advertisement

The Churchill Arms en Londres es uno de los bares que se gasta una buena cantidad para lucir bien en las fotos. En este caso, el bar se esfuerza en decorar su exterior con docenas de flores. Parece que está desbordado de flores y tiene cestas de flores para cada temporada. Recientemente, los responsables del bar montaron un homenaje para la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle.

James Keogh, el gerente del bar, afirma que las flores son buenas para el negocio. The Churchill Arms se gasta alrededor de 30.000 libras al año en flores para sus exteriores.

“Las personas ven lo bonitas que se ven las flores en Facebook y Instagram y deciden que venir a visitarnos es una prioridad”, dijo Keogh en una entrevista con The Telegraph.

Advertisement

Para algunos establecimientos, Instagram es una parte esencial para el negocio.
Photo: The Churchill Arms

No obstante, no es la primera vez que The Churchill Arms haya utilizado flores para decorar sus exteriores. Fue uno de los bares pioneros en esta práctica en 1986. La diferencia ahora es que existen las redes sociales, y el bar ha sabido utilizarlas para atraer a más clientes.

Otros bares también están utilizando las flores para incentivar a los clientes a venir a visitar y, por supuesto, hacerse un selfie para Instagram. The Masons Arms, otro bar en Londres, se gasta aproximadamente 24.000 libras al año en flores y cambia la temática de sus decoraciones.

Advertisement

“Siempre tenemos una temática con las flores. Este año con el mundial nuestra temática era la bandera de San Jorge”, afirmó Alistair Gentleman, el gerente de The Masons Arms. “Gastamos aproximadamente 24.000 libras al año en flores, pero recuperamos el dinero con [las visitas de] los clientes. Todas las publicaciones en Facebook y Instagram definitivamente traen más clientes. El bar se está convirtiendo en punto de referencia”.

Tan importante es la apariencia de los establecimientos para Instagram que los dueños de los mismos se preocupan si hay cualquier cambio. Esto es justo lo pasó con el bar The Hollybush, cuya dueña fue informada de que tendrían que eliminar algunas de sus flores.

Advertisement

“Nuestras glicinias nos ayudan a crecer nuestro negocio”, comentó Vanessa Williams, la dueña del bar.

Algunos críticos han dicho que divertirse se ha convertido en un teatro, una práctica que los establecimientos no deberían fomentar. Pero Keogh no cree que las personas dejaran de hacerse fotos en sitios que les gustan en un futuro próximo.

Advertisement

“Tenemos a tanta gente haciéndose selfies”, dijo Keogh. “Somos un paraíso para las fotos y oro para Instagram”.

[The Telegraph]