La técnica del speed painting, aquella en la que el artista tiene un tiempo limitado para finalizar una obra, se ha convertido en algo muy común gracias a los medios digitales. Pero también se puede practicar de forma tradicional, con pintura sobre lienzo. Además, si encima añades un componente de ilusión óptica, de no revelar hasta el último instante lo que estás creando, la idea resulta perfecta.

Eso es justo lo que se le ha ocurrido a este artista: dibujar un cuadro en un tiempo limitado, pero sin desvelar de qué se trata hasta el último momento, hasta los 5 segundos finales. Hasta ese momento parece que lo único que ha creado son manchas y formas sin sentido, pero no, es solo nuestro cerebro el que nos engaña. Lo puedes ver debajo: dura apenas dos minutos y la clave está justo al final. [vía Sploid]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)