En The Hacksmith llevan un año trabajando en un sable láser que corte como uno de verdad. En ese tiempo no han logrado dar con un generador de plasma ni con un cristal Kyber capaz de combar la luz, pero el sable que han creado con titanio y tungsteno a 3.000 grados da bastante miedo.

El chisme es b├ísicamente una barra de metal calentada al rojo mediante una resistencia el├ęctrica. Es la tercera vez que el equipo de este canal de YouTube trata de fabricar un sable l├íser. La primera explot├│ y tuvieron que intervenir los bomberos (literalmente). La segunda intentona se sald├│ con ├ęxito, pero el material de la hoja era fr├ígil y quebradizo.

El tercer modelo comenz├│ bas├índose en el titanio, pero este metal se reblandece al calentarse al rojo. Despu├ęs probaron con Tungsteno, que tiene un punto de fusi├│n mucho m├ís alto. Desgraciadamente, el tungsteno tambi├ęn se oxida al calentarse, lo que provoca una intensa humareda. La pieza final son dos barras de tungsteno y titanio separadas por un tubo cer├ímico para aislamiento.

Huelga decir que el dispositivo no es precisamente un juguete (tampoco es un sable l├íser), pero fabricarlo ha sido toda una aventura fascinante desde el punto de vista de la ingenier├şa. Sobre estas l├şneas el proceso completo. [v├şa the Hacksmith]