Aquí tenemos un ejemplo perfecto de que “lo barato termina saliendo caro”. En Internet existen servicios de retoque fotográfico con una amplia gama de precios, aunque algunos son tan económicos que cuesta pensar que se trate de un negocio real. Esto pensó la fotógrafa Irene Rudnyk.

Rudnyk decidió experimentar con hasta tres rangos de precios. La fotógrafa contrató tres servicios diferentes que cobraban 0.25, 5 y 10 dólares respectivamente. En todos los casos envió la siguiente foto sin editar como archivo RAW junto al siguiente requisito:

Me gustaría que hicieras esta imagen muy vibrante, cálida. Limpia la piel, los ojos brillantes y que el cabello se vea más rojo, para que coincida con el fondo. Además, confío en su criterio para hacer que esta imagen se vea hermosa.

Y aquí tenemos los tres resultados (“retoque” a la derecha), junto al de la propia fotógrafa:

Advertisement

Retoque de 0,25 dólares

Retoque de 5 dólares

Advertisement

Retoque de 10 dólares

Edición de la propia Rudnyk

Advertisement

Como Rudnyk explicó, “personalmente no usaría estos sitios web y no lo recomendaría a los fotógrafos profesionales que estén buscando servicios de retoque. Con el de 10 dólares la imagen, creo que el precio es bastante elevado para lo que obtienes”. [PetaPixel]