Foto: Unsplash

“¡Cinco minutos más!” Es algo que los padres le dicen a menudo a sus hijos pequeños cuando es hora de que terminen con lo que sea que estén haciendo, ya sea nadar en la piscina, hacer combates imaginarios de sables luz con sus amigos, o jugar en los columpios. Pero en cuanto se acaba el tiempo, pasa lo siguiente: los niños se quedan sorprendidos, comienzan a quejarse o lloriquear y demandan de nuevo más tiempo. Me ha pasado y a ti seguro que también.

Es cierto que muchos niños simplemente necesitan un poco de ayuda con este tipo de transiciones, pero también puede haber un problema con nuestro sistema para avisarles. “¡Cinco minutos más!” O “¡Nos vamos pronto!” No es algo lo suficientemente concreto para los pequeños. Me gusta mucho más esta alternativa que compartió un usuario en Reddit: Diles a tus hijos que pueden hacer lo que estén haciendo siete (o más) veces. El redditor lo explica así:

Cuando mis hijos eran más pequeños, como con tres o cuatro años, y llegaba la hora de dejar de jugar en el parque o en la piscina, siempre les avisaba con una referencia temporal concreta que eran capaces de entender. En vez de decirles “nos iremos pronto” o “cinco minutos más”, les decía algo como “Vale, a ver cómo saltas en la piscina. Siete saltos más y nos vamos”. A veces el número era mayor, pero nunca menor de cinco. Si decía un número menor de cinco siempre me decían algo como “¡venga, solo uno más!” Siete o más siempre era un número tan grande que les parecía suficiente y me hacían caso cuando decía que nos teníamos que ir.

Puedes usar este truco siempre que tus hijos estén jugando en los columpios (“¡Siete veces más por el tobogán y nos vamos!”), en la playa (“Salta siete olas más”) o con cualquier otro tipo de actividad (“¡Siete carreras y nos vamos!”). Si intentan ir más despacio o se paran en el número seis, basta con decir: “Ya veo, no quieres aprovechar tus siete, ¡nos vamos!” y se pondrán rápidamente a aprovechar los intentos que les quedan.

Para los niños pequeños, es más fácil comprender un número concreto, y eso puede ayudar con el cambio. Seguramente no estén del todo contentos con la idea de hacerlo, pero sabrán que ha llegado el momento de irse.