Photo: Los Morteros-Pampa de las Salinas Archaeological Project

Pampa de las Salinas es un masivo yacimiento arqueológico situado en el valle de Chao, en Perú. Puede que sus extraños geoglifos no sean tan famosos como las líneas de Nazca, pero un equipo de arqueólogos acaba de desentrañar un fascinante misterio sobre ellos: son una especie de mapa estelar.

Los geoglifos son mucho más sencillos que sus contrapartidas en Nazca. Se trata de montones circulares de piedras dispuestos a cientos de metros unos de otros en el suelo. La diferencia en este caso es que cada uno de estos puntos muestra a su alrededor los restos de lo que aparentemente era una estructura de piedra de planta cuadrada y cincuenta metros de lado. En los lados de este cuadrado han aparecido restos de pórticos de piedra que permitían a los miembros de la civilización que los construyó acceder a su interior.

Las excavaciones en los más de 20 yacimientos arqueológicos continúan, pero los especialistas creen que los geoglifos representan constelaciones en el firmamento austral. Uno de ellos representa claramente la Cruz del Sur, una constelación entre Alpha y Beta Centauri. Todo indica que los demás geoglifos también representan constelaciones, aunque aún habrá que esperar desenterrarlo todo para tener una panorámica completa.

Photo: Los Morteros-Pampa de las Salinas Archaeological Project

Advertisement

Se desconoce quiénes fueron los pobladores de esta región o cómo fueron capaces de desarrollar los conocimientos astronómicos y de ingeniería para llevar a cabo estas estructuras. Aparte de los propios geoglifos, no se han encontrado artefactos que permitan saber más sobre esta antigua civilización.

Tampoco se sabe para qué servían las estructuras alrededor de los geoglifos, aunque se cree que era algún tipo de lugar sagrado o de culto. Lo único que se sabe es que Pampa de las Salinas estuvo habitada desde hace unos 6.000 años y que sus pobladores vivieron allí alrededor de 3.000, tras lo cual desaparecieron sin dejar más rastro que sus estructuras en el suelo. Las excavaciones continúan. [vía Live Science]