La desaparición repentina de los Mayas es uno de los misterios arqueológicos más estudiados de la historia. Una de las teorías al respecto afirma que la civilización se colapsó por culpa de una gran sequía. Ahora, un nuevo estudio confirma con precisión lo que hasta ahora era solo una hipótesis.

Advertisement

Para buscar signos de sequ√≠a, investigadores de Rice University, en Houston, EE.UU., tomaron muestras del fondo de una cueva submarina llamada El Gran Agujero Azul, en Belice (imagen de arriba). Las lagunas de este tipo se encuentran rodeadas de arrecifes de coral. Durante las tormentas o periodos m√°s h√ļmedos, el exceso de agua se va a los r√≠os y arroyos y todos los sedimentos de estas corrientes se depositan en el fondo de la laguna. A esto se le conoce como registro cronol√≥gico del clima.

Los minerales que recolectaron muestran que, efectivamente, hubo una gran sequ√≠a entre los a√Īos 800 y 900 D.C. Los cient√≠ficos afirman que este clima hizo que la civilizaci√≥n huyera al norte y se estableciera en M√©xico. Sin embargo, los resultados del estudio muestran que a√Īos despu√©s hubo otra sequ√≠a que coincide con el declive de Chich√©n Itz√°, la gran ciudad Maya que se construy√≥ en tierras mexicanas.

Este nuevo estudio confirma la teor√≠a que ya se hab√≠a planteado hace muchos a√Īos pero que no hab√≠a podido comprobarse: las sequ√≠as, y las hambrunas y disturbios posteriores que estas generaron, acabaron en la extinci√≥n de los Mayas. [v√≠a Live Science]

Advertisement

Imagen: Wollertz / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)