De entre todas las competiciones deportivas que existen, ninguna se acerca a los niveles de peligrosidad de aquellos que buscan el récord mundial de velocidad sobre el agua. Con una tasa de fatalidad aproximada del 85% desde 1940, la prueba es mucho más que una competición deportiva.

En realidad, detr√°s de esta modalidad hay una mezcla de conceptos e ideas. La primera, y probablemente la m√°s sencilla de explicar, tiene que ver con esa b√ļsqueda incansable del hombre por superar pruebas y registros anteriores.

Advertisement

Además, el récord mundial de velocidad sobre el agua tiene otro récord ligado igual de importante para el hombre: el de construir el bote o sistema más rápido sobre la superficie.

La carrera por el récord

Image: Modelo del Spirit of Australia del 78 (Wikimedia Commons)

Advertisement

Al igual que con los coches, existe una larga historia de corredores de embarcaciones en torno al r√©cord de velocidad de agua que se remonta a principios de 1900. Hasta 1911, los registros mundiales en la modalidad se manten√≠an en sistemas propulsados ‚Äč‚Äča vapor y ‚Äč‚Äčpor h√©lice.

En 1911, la ‚Äúmotonave‚ÄĚ Dixie IV, dise√Īada por Clinton Crane, se convirti√≥ en la primera propulsada por gasolina en romper el r√©cord de velocidad del agua. Unos a√Īos antes, Alexander Graham Bell y el ingeniero Frederick W. Baldwin hab√≠an comenzado a experimentar con motos acu√°ticas, lo que dio en 1919 a un nuevo r√©cord en la modalidad: Baldwin pilotando su hidroplano HD-4 estableci√≥ un nuevo r√©cord de 114 km/h.

Image: El lo-Mo-Shun IV (Wikimedia Commons)

Advertisement

La carrera por ser el ‚Äúm√°s r√°pido del mundo‚ÄĚ se intensific√≥ en las d√©cadas de 1920 y 1930, cuando Lord Wakefield, el presidente de la compa√Ī√≠a brit√°nica Castrol Oil, se propuso llevarse el premio del famoso piloto norteamericano Gar Wood y su barco Miss America. El 13 de junio de 1930 logr√≥ el √©xito: Miss England II, con Sir Henry Seagrave, alcanz√≥ una velocidad de 158 km/h.

El título sería de ida y vuelta entre Estados Unidos e Inglaterra durante la siguiente década. Dos corredores británicos murieron antes de que Gar Wood recuperara el título en Estados Unidos, cuando su nueva Miss America X alcanzó los 200 km/h con cuatro motores de avión Packard sobrealimentados el 20 de septiembre de 1932. 

En la d√©cada de 1940 hay que hacer un alto. Llegaron los motores a reacci√≥n y el nivel de peligrosidad se elev√≥ manteni√©ndose hasta la actualidad. Los brit√°nicos y los estadounidenses mejoraron la tecnolog√≠a de los motores de los barcos y el dise√Īo del casco en los siguientes 50 a√Īos.

Advertisement

En realidad, ning√ļn otro pa√≠s present√≥ un desaf√≠o a su supremac√≠a en el r√©cord de velocidad del agua hasta 1977, con la llegada de un nuevo campe√≥n: Ken Darby.

El 20 de noviembre de 1977, un australiano desconocido, Warby, bati√≥ el r√©cord mundial parando el crono en 464 km/h usando un sistema que hab√≠a construido en su patio trasero y sin patrocinadores (el Spirit of Australia). Despu√©s de romper el r√©cord mundial, Warby encontr√≥ los fondos necesarios para mejorar a√ļn m√°s el dise√Īo de su bote y romper su propio r√©cord un a√Īo despu√©s con una incre√≠ble velocidad de 511 km/h, una verdadera burrada.

Advertisement

Desde entonces, el r√©cord de Warby se ha mantenido, a pesar de los muchos intentos (fatales) por vencerlo. Docenas de corredores han muerto intent√°ndolo, como por ejemplo el norteamericano Lee Taylor, quien en los 80 y con 45 a√Īos falleci√≥ al desintegrarse por completo su Discovery II propulsada por cohetes a reacci√≥n. Cuentan que el hombre iba a 580 km/h en el momento del accidente.

Otro caso conocido fue el de Craig Arfons, hijo de Walt Arfons, constructor del primer automóvil a reacción del mundo. Craig intentó el registro en su X Challenger, pero murió cuando el hidroavión dio un salto mortal a 483 km/h.

Advertisement

Sin embargo, y a pesar de la alta tasa de mortalidad, el r√©cord sigue siendo codiciado por los entusiastas de las embarcaciones y las carreras. Si alguna vez tienes la oportunidad de ir en una lancha o bote a motor alcanzando siquiera los 90 km/h, acu√©rdate de Warby, quien hace casi 40 a√Īos vivi√≥ para contar que alcanz√≥ los 500 km/h sobre al agua. Desde entonces, nadie ha podido superarlo. [Wikipedia]