Este fin de semana, un grupo de expertos se reunirá para crear una versión nueva y mejorada de la prueba que distingue si un sistema es humano o no. El evento se llevará a cabo en la reunión anual de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial en Austin, Estados Unidos.

La prueba de Turing analiza si un sistema de inteligencia artificial exhibe un comportamiento equivalente a un ser humano. Recibió su nombre gracias al científico y matemático, Alan Turing. Fue desarrollada hace más de 60 años y esa es una de las razones por las que se busca renovarla.

La otra razón tiene que ver con un incidente en el que un robot llamado Eugene Goostman hizo creer a algunos científicos que era un niño ucraniano de 13 años de edad. Obtuvo un 33% de votos durante la prueba.

Advertisement

La idea es que durante este fin de semana, los investigadores y expertos logren generar otra versión de la prueba que pueda ayudar a diferenciar un robot de un humano sin margen de error (o por lo menos reducido). Se enfocarán en desarrollar dos puntos principales:

  1. El reto Winograd Schema, una prueba que evalúa la capacidad de las máquinas para resolver antecedentes lingüísticos en contextos en los que el sentido común es fundamental.
  2. Una prueba que se enfoca en la comprensión de novelas, vídeos, textos, imágenes y podcasts. La idea es que el programa vea este contenido y después le formulen preguntas como ¿Por qué Rusia invadió Crimea?

Advertisement

Investigadores de diversos campos y especialistas en psicología e inteligencia artificial se sentarán a discutir el asunto. De lograr el cometido, en el futuro será mucho más difícil que un sistema de este tipo pueda llegar a tomar el lugar de un ser humano. Si quieres saber más sobre el evento, puedes hacerlo aquí. [vía io9]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)