Illustration: Alexander Ericson / Universidad Chalmers

Seg√ļn la f√≠sica, el punto de fusi√≥n del oro es de exactamente 1.064 grados Celsius. Esa es la temperatura a la que el codiciado metal deja de ser s√≥lido, pero un equipo de investigadores ha descubierto que el oro puede llegar a fundirse a temperatura ambiente. Solo hay que aplicar el campo el√©ctrico adecuado.

Los metales se funden porque el calor hace que los enlaces entre las mol√©culas que forman el elemento se rompan, haciendo que estas cambien su formaci√≥n ordenada por otra no ordenada. La cuesti√≥n es que la temperatura no es el √ļnico factor que interviene en este proceso. La presi√≥n, por ejemplo, tambi√©n influye, y aparentemente tambi√©n los campos el√©ctricos.

Un equipo de físicos de la Universidad Chalmers en Suecia estaba experimentando con las propiedades del oro bajo un microscopio de electrones cuando descubrieron una reacción completamente inesperada. Al aplicar un campo eléctrico al elemento, los átomos de su superficie se desprendieron. En otras palabras, comenzó a fundirse a temperatura ambiente. Es mas, los investigadores comprobaron que el proceso es reversible. Al interrumpir el campo eléctrico, los átomos volvieron a reorganizarse al instante y el metal recuperó su solidez.

Lo que los científicos no han podido determinar es por qué ocurre esto. La principal hipótesis es que se debe a un proceso físico denominado transición de fase superficial, pero es preciso investigar más al respecto. Cuando comprendan del todo el proceso, la fusión del oro a temperatura ambiente podría tener todo tipo de aplicaciones en la industria de la electrónica como la fabricación de sensores, catalizadores o transistores. [Universidad Chalmers vía New Atlas]