Durante la Segunda Guerra Mundial existieron muchos mitos e historias para no dormir sobre los nazis. De entre ellas, hoy vamos a hablar de los Foo Fighter, no la banda de rock, sino los misteriosos aviones, un fenómeno que trajo de cabeza a los aliados. El batallón ovni de Hitler que no acertaban a definir.

Advertisement

Y es que han sido muchos los escritores e historiadores que en alg√ļn punto de la historia de la Segunda Guerra Mundial han tocado el tema de estos supuestamente objetos voladores no identificados. Un t√©rmino, Foo Fighter, utilizado por los pilotos de los aviones aliados para describir unos fen√≥menos a√©reos desconcertantes durante las operaciones en vuelo.

La historia habla sobre el inicio de los primeros informes de estos aviones/objetos no identificados a partir de 1944, desde ese momento los testigos asumir√≠an que los Foo Fighter eran armas secretas empleadas por el enemigo. Obviamente, el tiempo ha acabado desmontando toda probabilidad sobrenatural de estos batallones con explicaciones cient√≠ficas, pero a√ļn as√≠, no queda claro el origen de esos avistamientos.

Foo Fighter antes de los Foo Fighter nazis

Advertisement

Vi√Īeta del c√≥mic Smokey Stover

Habr√≠a que remontarse unos a√Īos antes en la historia para encontrar por primera vez el t√©rmino. No ven√≠a de estos extra√Īos aviones, originalmente Foo Fighter lleg√≥ a trav√©s de un personaje de una tira c√≥mica surrealista de los a√Īos 30 bajo el nombre de Smokey Stover (de Bill Holman). Holman utilizaba en su c√≥mic muchos juegos de palabras y signos sin sentido, entre ellos ‚Äúfoo‚ÄĚ.

El personaje de Stover era un bombero cuyo veh√≠culo se llamaba Foo Fighter y que a su vez utilizaba el nombre en lugar de fire fighter (bombero). Stover tambi√©n sol√≠a decir ‚Äúwhere there‚Äôs foo, there‚Äôs fire‚ÄĚ. As√≠ que este es el comienzo del t√©rmino al que la historia le tendr√≠a varias sorpresas.

Advertisement

Los Foo Fighter de la Segunda Guerra Mundial

Representación de los Foo Fighters

Llegados a la WW2, el t√©rmino ser√≠a tomado de la tira c√≥mica por el teniente Donald J. Meier, qui√©n a su vez era fan incondicional del trabajo de Holman. En este punto hay dos versiones: una habla de la noche del 27 de noviembre de 1944, momento en el que Meier y el oficial Ed Schleuter reportaban el avistamiento de lo que parec√≠a una bola roja de fuego que persegu√≠a a los aviones junto a una gran variedad de maniobras a alta velocidad. Esta teor√≠a explica que Meier, qui√©n ten√≠a en ese momento una copia de la tira c√≥mica en el bolsillo, la sac√≥ y la estrell√≥ en el escritorio diciendo: ‚ÄúEstos han sido esos malditos Foo Fighters‚ÄĚ.

Advertisement

La segunda versión que habla de la primera referencia a los Foo Fighter nos lleva de nuevo a Meier, aunque unos meses antes. Un 13 de febrero de 1944 en el Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) en París enviaba a los medios de comunicación una nota de prensa que hacía referencia por primera vez a la aparición de una nueva arma alemana en el frente aéreo occidental.

En cualquier caso en ambas citas se trataba de la misma alerta. Los aviadores de Estados Unidos (los primeros con los cazas nocturnos Northrop P-61 Black Widow) intentaban describir una clase de bolas, esferas luminosas que encontraban volando sobre Alemania en la noche. La descripci√≥n que hac√≠an era la de unos objetos brillantes, algunos pilotos los describ√≠an como luces capaces de realizar giros extremadamente violentos antes de desaparecer del plano. Lo curioso es que en estas primeras informaciones hablaban de objetos que volaban en formaci√≥n a los aviones aliados y que se comportaban como si estuvieran bajo alg√ļn tipo de control inteligente, aunque en ning√ļn caso mostraron un comportamiento hostil.

Advertisement

Foto:los primeros cazas nocturnos en observar Foo Fighter. Wikimedia Commons

El fenómeno se extendió de tal forma que los militares los tomaron muy en serio, momento en el que comenzaron las primeras teorías que hablaban de posibles armas secretas alemanas (algo que el propio tiempo ha acabado tirando por tierra, ya que existieron otras investigaciones que revelaban que, por ejemplo, los pilotos alemanes y japoneses habían reportado objetos similares).

Antes de acabar ese a√Īo, el 13 de diciembre de 1944, SHAEF volv√≠a a lanzar un comunicado que aparecer√≠a en el New York Times el d√≠a despu√©s, una carta donde se describ√≠a oficialmente el fen√≥meno como una ‚Äúnueva arma alemana‚ÄĚ. Tras el NYT la noticia se extender√≠a por otros grandes medios de la √©poca como el New York Herald Tribune o el Daily Telegraph. Siguiendo la l√≠nea de los medios de comunicaci√≥n, al a√Īo siguiente, el 15 de enero de 1945, era la revista Time la que llevaba por primera vez la historia de los Foo Fighter. En el interior de la prestigiosa revista se informaba de las extra√Īas ‚Äúbolas de fuego‚ÄĚ que hab√≠an estado siguiendo a los cazas nocturnos. La misma Time, a trav√©s de las declaraciones de varios pilotos, explicaba que se ten√≠a la conciencia entre los combatientes de que el fen√≥meno eran misteriosas luces de persecuci√≥n a alta velocidad.

Advertisement

Foo Fighters, explicando el fenómeno

Llegados a este punto, ¬Ņqu√© eran realmente estos fen√≥menos avistados? Con el tiempo se ha dado paso a intentos explicativos con coherencia basados en hechos. Por ejemplo, ya en 1945 aparec√≠an las primeras explicaciones cient√≠ficas sobre lo que estaba ocurriendo. Se ofrec√≠an dos versiones: la posibilidad de que estos avistamientos eran una ilusi√≥n causada probablemente por el deslumbramiento por las r√°fagas de fuego antia√©reo, o bien se suger√≠a que se deb√≠a a un tipo de descarga el√©ctrica de las alas de los aeroplanos (semejante al fuego de San Telmo). Otras de las explicaciones oficiales en la √©poca, llena de sentido com√ļn, ven√≠a a decir que estos avistamientos ten√≠an que ver con la situaci√≥n. Los pilotos podr√≠an sufrir alucinaciones provocadas por el propio cansancio extremo en el fragor de la batalla.

Advertisement

El historiador y periodista Jes√ļs Hern√°ndez (autor del libro Enigmas y misterios de la Segunda Guerra Mundial), explicaba hace unos a√Īos para el diario ABC su versi√≥n sobre el fen√≥meno de las extra√Īas esferas y la relaci√≥n con el posible cansancio de los pilotos:

Entra dentro de la l√≥gica que en un n√ļmero tan enormemente alto de misiones se produjeran todo tipo de hechos sorprendentes. Cualquier reflejo o chispa producida por la electricidad est√°tica del aparato, sumado al cansancio acumulado tras horas de navegaci√≥n a√©rea con el temor a la aparici√≥n repentina de un caza alem√°n y, no lo olvidemos, todo ello sucediendo de noche, pod√≠a dar como resultado la visi√≥n de un fen√≥meno tan singular como un Foo Fighter.

Con todo, hay dos hechos fundamentales que nos indican que los Foo Fighter jam√°s fueron esas armas secretas de los alemanes con las que ganar la guerra. La primera de ellas es que este tipo de ‚Äúefectos‚ÄĚ de luz se han dado y reportado en otros puntos del planeta. La segunda y quiz√° m√°s importante, ninguno de estos objetos o fen√≥menos lleg√≥ a atacar jam√°s a un avi√≥n aliado, lo que no s√≥lo pone en duda que fuera alg√ļn tipo de arma, sino la propia naturaleza y realidad de estos fen√≥menos en el cielo.

Advertisement

Foto portada: Andrea Crisante / Shutterstock

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)