A todos nos encanta c√≥mo huele el interior de un coche nuevo, ¬Ņno? Pues no. Esa especie de mezcla entre pl√°stico caliente y pegamento industrial no gusta nada de nada a los consumidores de China, y es un mercado muy importante. Por eso Ford est√° trabajando en una forma de eliminar ese t√≠pico olor a coche nuevo.

Ford ha registrado una patente para un proceso que eliminar√≠a el caracter√≠stico olor que hasta las compa√Ī√≠as de ambientadores han tratado de replicar. Brent Gruber, director s√©nior de automoci√≥n global, en J.D. Power, explic√≥ a Detroit Free Press que ese olor sigue siendo el problema n√ļmero uno que existe en el mercado chino.

Ese olor del interior del coche sigue siendo el principal problema de la industria en ese mercado. Para ponerlo en contexto, la tasa de quejas es casi el doble que la de nuestro segundo problema m√°s frecuente, el consumo excesivo de combustible.

Las quejas de los compradores chinos en los √ļltimos a√Īos han sido constantes. M√°s del 10 por ciento de los conductores se quejaron del problema, seg√ļn el Estudio de Calidad de J.D. Power en China de 2018.

Ford incluso contrat√≥ a 18 expertos chinos en aromas para detectar todos los olores potencialmente desagradables de sus veh√≠culos. Ford describe su patente como ‚Äúhornear‚ÄĚ el coche al sol con las ventanas abiertas y los ventiladores encendidos hasta que los pl√°sticos, el vinilo y otros productos qu√≠micos hayan liberado todos sus gases.

Este no es el primer intento de limpiar el olor de sus coches. Hace unos a√Īos, Lincoln probaba a colocar recipientes de carb√≥n activo en los coches para eliminar cualquier rastro del olor a coche nuevo.

Advertisement

Puede parecer una locura para nosotros, pero para los clientes chinos esto es algo importante. Ese olor a coche nuevo proviene de los adhesivos, plásticos y materiales sintéticos que componen el salpicadero, asiento y demás partes internas del coche, que liberan gases con el paso del tiempo.

Lyndon Conrad Bell, un reportero que ha cubierto la industria automotriz durante 20 a√Īos, descubri√≥ que el interior de los coches es esencialmente una especie de tanque de almacenamiento para gases potencialmente perjudiciales. Aunque los productos qu√≠micos generalmente solo est√°n presentes en peque√Īas cantidades, el calor acelera el proceso. Por eso es mejor que dejes tu coche nuevo al sol y bajes las ventanas, en lugar de disfrutar de esa deliciosa sopa qu√≠mica que sale de tu salpicadero.