En el 2012 Google lanzó el que sería uno de los Android más populares hasta hoy, no porque vendiera millones, sino porque fue el inicio de esa tendencia de ofrecer un buen hardware por el precio más bajo posible; pero en el 2014 Google rompió la tendencia. Esta es la historia de cómo quieren remediarlo, volviendo a sus raíces con la nueva generación de smartphones Nexus.

Porque el Nexus 4 no fue el primer Nexus, pero cuando llegó en el 2012 costó apenas 299 dólares, lo que fue una gran sorpresa en un mundo en el que desde hace años un móvil de gama alta nuevo significa, sí o sí, al menos unos 700 dólares. El “N4” quizás no estaba a la altura del iPhone o el Galaxy S del momento, pero les llegaba cerca, lo suficientemente cerca como para que su precio nos hiciera considerar comprar este y no optar por ningún otro Android.

Yo tuve un Nexus 4 y ha sido el mejor teléfono en relación calidad-precio que he tenido hasta ahora (también porque nunca he optado por un iPhone como móvil, allí sigo fiel a Android) y considero que es el segundo mejor smartphone que ha hecho LG, solamente superado (hasta ahora) por el Nexus 5, el móvil que lanzó Google en el 2013 y siguió la misma (maravillosa) tendencia: buen hardware, Android “puro” y un precio de 349 dólares. No existía una mejor opción en el mundo de Android, y otros fabricantes, como OnePlus y el mismo Motorola (entonces propiedad de Google), se empezaron a copiar del modelo.

Advertisement

Pero en el 2014 cambió todo. Los que nos confesábamos ya por aquel entonces como “fanáticos de los Nexus” (y de Matías Duarte, por supuesto) esperábamos con ansias la llegada del nuevo móvil de Google, el Nexus 6, que harían en conjunto con Motorola. “Nada podría ser mejor”, un móvil hecho por este gran fabricante de la mano con Google, que llevaría el sello de Nexus.

Y su precio base fue de 649 dólares.

Ese balde de agua fría nos decepcionó a todos. No porque fuera “caro”, dado que técnicamente costaba lo mismo que todos los smartphones de gama alta del momento (y de cada año), sino porque rompía con esa tendencia y tradición de Google de ofrecer hardware bueno por el menor precio, y las consecuencias fueron inevitables: el Nexus 6 fue un fiasco en ventas.

Advertisement

Los motivos de esto sin duda apuntaban a la amenaza de otros fabricantes y la presión de los operadores (porque ningún fabricante de móviles quiere llevarse mal con ellos). Tal parece que la estrategia de Google fue muy agresiva y otros fabricantes podrían haberse molestado. Al final y al cabo Android es lo que es por el apoyo de gigantes como Samsung, Huawei y ZTE. Sin ellos, no llegarían a tantos rincones del mundo, y sin usuarios no hay dinero para Google. Es comprensible que se hayan acobardado con esto, aunque nunca lo confirmaron.

Pero los nuevos Nexus son diferentes, y es lo mejor que han podido hacer

Sin embargo, de nuevo Google ha regresado a esa tendencia de lanzar móviles baratos con una muy buena ficha técnica. Puede que los nuevos Nexus 5X y Nexus 6P no estén a la altura del Galaxy S6 Edge+ o del iPhone 6s, pero están cerca, de nuevo, lo suficientemente como para que los miremos con picardía y nos atraiga su reducido precio de 379 dólares y 499 dólares, respectivamente.

Advertisement

Esta estrategia le funcionó a Google porque llevó Android a muchas más manos, sobre todo a nivel internacional, y apostaba por no depender de los operadores, no depender de un tercero ni mucho menos de la basura que meten tantos fabricantes a los diferentes dispositivos Android que lanzan.

La familia Nexus se ha convertido en la bandera de Android por esto, por lo barato que son, por tener el respaldo de Google y siempre mantenerse al día en cuanto a prestaciones técnicas, sin necesidad de tener los componentes de la gama mas alta.

Advertisement

Hoy en día el Nexus 6 de Motorola está disponible a mitad de su precio original como un último intento de la empresa de deshacerse de ese stock, porque fue el eslabón débil en la estrategia de Google. En un par de años nadie lo recordará, mientras que el Nexus 4 pasó al salón de la fama de Android, allí donde está el Motorola Droid con su peculiar teclado slider y el mítico Galaxy S2.

Pensar que Google volvió a bajar el precio en su nueva familia de Nexus para complacer a los usuarios es una verdadera falacia (y también es ser muy iluso). Estos son negocios, amigos, y a nadie le conviene que su producto reciba tanto desprecio como el que recibió el Nexus 6. Google sabe que los precios bajos llaman la atención, y eso es justamente lo que ha hecho, y seguirá haciendo.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)