Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Han abierto las tumbas encontradas bajo la catedral Notre Dame

Dos sarcófagos de plomo inusuales, enterrados debajo de la catedral cientos de años antes

We may earn a commission from links on this page.
El momento de apertura de uno de los sarcófagos
El momento de apertura de uno de los sarcófagos
Imagen: DR UT3 (Other)

Tras los tristes acontecimientos de 2019, cuando un incendió quemó los cimientos de la famosa catedral de Notre-Dame, se revelaron varios secretos, entre ellos, dos sarcófagos de plomo inusuales, enterrados debajo de la catedral cientos de años antes y separados por siglos. Ahora se acaban de abrir.

Según revelaron investigadores franceses el pasado viernes, el primero contiene los restos de un sumo sacerdote que murió en 1710. El ocupante del segundo aún no ha sido identificado, y es posible que nunca lo sea, aunque se cree que es un noble joven, rico y privilegiado que podría haber vivido en el siglo XIV.

Al primero se le identificó como Antoine de la Porte, gracias a un epitafio que permaneció prácticamente intacto que decía lo siguiente:

ESTE ES EL CUERPO DEL SEÑOR ANTOINE DEL CANON PORTE DE LA IGLESIA. MUERTE EL 24 DE DICIEMBRE DE 1710 EN SU AÑO 83. QUE DESCANSE EN PAZ.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Han abierto las tumbas encontradas bajo la catedral Notre Dame
Imagen: DR UT3 (Other)

Cuentan los investigadores que el ataúd estaba hecho de plomo para ayudar a preservar el cuerpo, algo solo posible para los ricos de la época. Sin embargo, el ataúd no estaba intacto y el cuerpo se había descompuesto significativamente, dejando solo los huesos, cabello y algunos fragmentos de telas, explican. Eso sí, sus huesos mostraban evidencia de un estilo de vida sedentario.

Advertisement

En cuanto al ocupante del segundo sarcófago, como decíamos al comienzo, sigue siendo un misterio. El cuerpo parece ser el de un hombre de 25 a 40 años, que probablemente montó a caballo desde una edad temprana. Se descubrieron hojas y flores en su cráneo y abdomen. Los huesos mostraban signos de enfermedad crónica, mientras que la mayoría de sus dientes habían sido destruidos antes de su muerte. Con todo, al estar colocado en una parte de la catedral se sugiere que fue de importancia o prominencia.

Los investigadores han explicado en un comunicado que continuarán investigando los cuerpos y publicarán más hallazgos en los próximos meses. [The Guardian]