Photo: Dustin Mosher, @flyingfiddler en instagram.

Burning Man, el evento que se celebra en el desierto Black Rock de Nevada durante una semana cada año, ha roto su regla número uno de “no dejar rastros”, ya que el remolque de un Boeing 747 se ha estancado semanas después de que el permiso del evento haya terminado.

El avión se instaló bajo los permisos en materia de arte de la Oficina de Administración de Tierras de Nevada que permite que el festival tenga lugar cada año y que es responsabilidad de una organización sin fines de lucro llamada Big Imagination. El avión comenzó su reconstrucción parcial para usarlo como una “instalación de arte” para Burning Man del año pasado, y regresó como un club nocturno para este año.

Después de que el evento terminó el 4 de septiembre, la aeronave fue retirada del campamento de Burning Man a más de 10 kilómetros al norte, según SFGate, donde ha estado durante más de dos semanas. El problema recayó en un propietario de tierras privadas, que se retractó de recibir el Boeing en el último minuto y dejó a los organizadores luchando por encontrar un nuevo lugar para ubicarlo.

Photo: Dustin Mosher, @flyingfiddler en instagram.

En su situación actual, el avión está técnicamente infringiendo la ley, según la Oficina. Esto es lo que nos dijo un portavoz de la Oficina de Administración de Tierras:

Los propietarios del fuselaje parcial del Boeing 747 están trabajando actualmente con la Oficina de Administración de Tierras para obtener un permiso que les permitirá retirar el vehículo de las tierras y resolver su situación actual de intrusión. 

Advertisement

Photo: Dustin Mosher, @flyingfiddler en instagram.

Según una declaración en el sitio web de Big Imagination, hay un plan para trasladar el avión a un nuevo destino final, y Ken Feldman, cofundador de Big Imagination, le dijo a SFGate que están trabajando lo más rápido que pueden y esperan tenerlo todo arreglado para el final de esta semana.

Photo: Dustin Mosher, @flyingfiddler en instagram.

Advertisement

Un piloto, Dustin Mosher, cruzó el avión en el desierto y aterrizó en su actual lugar de descanso. Puedes ver más fotos en Instagram, @flyingfiddler.