Todo empez√≥ con una idea: hablar con un experto en nutrici√≥n para que nos recomendara snacks alternativos a las gocher√≠as que comemos delante del ordenador o de la consola. ¬ŅQuieres abandonar las patatas fritas y la Coca-Cola que te metes entre pecho y espalda mientras lees esto? Aqu√≠ te explicamos c√≥mo.

La idea de hacer una lista de alimentos sanos para picar entre horas surgió, no puedo negarlo, de mi propia necesidad personal. Paso alrededor de 10 horas frente al ordenador todos los días, y me está pasando factura.

Advertisement

Procuro correr siempre que puedo y caminar tambi√©n cuando las prisas lo permiten, pero los malos h√°bitos son los malos h√°bitos. La falta de tiempo y la ansiedad hac√≠an que acabara siempre con algo de comida en la mesa. Cuando no eran gominolas eran frutos secos, patatas fritas, o un peque√Īo sandwich. Eso por no mencionar ese t√© (con bien de miel) humeando siempre a la izquierda del teclado.

Ten√≠a que haber una alternativa m√°s sana. Al fin y al cabo, si cambiamos las patatas fritas por, digamos, frutos secos o zanahorias, nuestra l√≠nea deber√≠a mejorar ¬Ņno? No es lo mismo un paquete de gominolas que un bol con uvas. ¬Ņo s√≠? Para tratar de descubrir esas alternativas saludables hemos hablado con Juan Revenga, dietista, nutricionista, y creador del blog El nutricionista de la general.

Advertisement

No se trata de sustituir, sino de evitar

Comenzamos con un jarro de agua fr√≠a. No se trata tanto de una cuesti√≥n de comer los alimentos equivocados frente al ordenador. Se trata de que comemos frente al ordenador, y que muy probablemente lo hacemos sin tener ning√ļn control de la cantidad. Revenga explica:

Pongamos que eres una persona completamente racional y tienes un control absoluto sobre tu voluntad. Si fuera as√≠ quiz√° podr√≠as decir: ‚Äúes la hora de la merienda y me voy a comer este peque√Īo bol de frutos secos y una pieza de fruta‚ÄĚ. Desgraciadamente, la mayor parte de personas no disfrutamos de ese control.

El problema de entrada son las caracter√≠sticas que tiene el picoteo, sobre todo cuando est√° vinculado a tener nuestra voluntad distra√≠da, bien sea por trabajo o por ocio. Cuando estamos trabajando, o viendo un v√≠deo de YouTube, o jugando, o petardeando en Internet, nuestra voluntad est√° distra√≠da, y comemos mucho m√°s all√° de lo que debemos porque no prestamos atenci√≥n a las se√Īales de saciedad que nuestro propio cuerpo nos env√≠a.

Lo más probable es que, impulsados por el placer de comer esos snacks (que además son especialmente sabrosos), hagamos una ingesta excesiva. Si esa circunstancia se repite día a día, tenemos un problema.

Advertisement

Alimentos talism√°n

Un mito muy habitual sobre los alimentos sanos es que pueden consumirse sin ning√ļn tipo de control porque son sanos. Aqu√≠ es donde nuestra idea de cambiar los nachos por zanahorias se viene abajo por completo:

La idea de sustituir un alimento por otro es absurda. El problema, por poner una analogía, no es que fumes cigarrillos normales en vez de cigarrillos mentolados. El problema es que fumas demasiado.

Muchas personas creen que, por el hecho de consumir alimentos sanos, est√°n a salvo de sufrir problemas de sobrepeso. Utilizamos los alimentos como si fueran talismanes m√°gicos que nos protegen. Est√°, por ejemplo, el efecto talism√°n de la sacarina. Pido el caf√© con sacarina, pero lo acompa√Īo con una tostada con mantequilla y tres dedos de mermelada porque la sacarina me protege. A esto se le conoce tambi√©n como efecto halo.

Quedaría muy bien que en vez de los clásicos ganchitos de color naranja chaleco reflectante, te dijera que puedes comer 14 zanahorias, pero eso no solucionaría tu problema. Si tienes el hábito metódico de echar la mano hacia la derecha e ir comiendo, las zanahorias no te van a parecer suficientes y es fácil que te vuelvas a pasar.

Advertisement

La solución

¬ŅHay esperanza para los devoradores digitales compulsivos? S√≠, pero no es bonita, porque implica un esfuerzo. No es tan f√°cil como decirte: come esto en vez de esto otro. No hay soluciones definitivas ni alimentos milagro que nos saquen de nuestros malos h√°bitos. Revenga explica:

No me gusta hablar de soluciones, sino de herramientas, y ¬ŅCu√°l es esa herramienta?: organizar nuestra ingesta en virtud de nuestras necesidades, y esas necesidades deben incluir las situaciones de riesgo a las que nos vamos a ver expuestos.

En otras palabras, tener en cuenta que tenemos que luchar contra unos malos hábitos instaurados a base de repetición. Hay que ordenar nuestras ingestas y localizar esos momentos de peligro. Imagina, por ejemplo, que entre las 16 y las 19 hay tres horas en las que acabas picando sin control. Lo que habría que hacer es, por ejemplo, comer más tarde para que el hambre no sea un motor más de ese picoteo.

En lugar de comer frente al ordenador, hay que marcarse una nueva rutina que incluya una pausa de cinco minutos para tomar algo. Esa parada debe tener una raci√≥n muy controlada y, a ser posible saludable. Una pieza de fruta, un bocadillo peque√Īo o algo de l√°cteos. El ponerte una pausa a mitad de la tarde nos ofrece una meta a la que llegar. La cuesti√≥n es cambiar de h√°bitos.

Advertisement

La hidratación, mejor con agua

Mejor el agua que ninguna otra bebida, pero el caf√© o las infusiones no suponen un problema terrible siempre y cuando no las atiborremos de az√ļcar...

La idea es mantenernos hidratados. Tomar caf√©, t√© y agua alternativamente siempre y cuando no lleven az√ļcar o muy poco az√ļcar es algo que ayuda mucho a la hidrataci√≥n. En el caso de las bebidas energ√©ticas, usarlas en el marco de ocio sedentario o de cualquier otro tipo de ocio es sencillamente una estupidez. Son un producto contrario a los buenos h√°bitos alimentarios

Advertisement

La actividad física no implica hacer deporte

No hay un consenso absoluto sobre qu√© cantidad de ejercicio es la adecuada por cada hora que pasas frente al ordenador, pero la clave es aprovechar cada peque√Īo resquicio de tiempo para mantener una actividad f√≠sica y cambiar de posici√≥n.

No se t√ļ, pero yo ahora mismo, mientras hablamos por tel√©fono, estoy levantado y paseando por mi oficina. La actividad f√≠sica es una pata m√°s en ese taburete que supone mantener unos h√°bitos de vida saludables, pero se trata de actividad f√≠sica, no de hacer deporte.

Creo que estamos todos un poco obsesionados con la idea de que para mantenernos sanos hay que vivir en el gimnasio. Hace 300 a√Īos nadie hac√≠a deporte ni iba al gimnasio, pero su actividad f√≠sica era mucho mayor. Hace poco me pasaron una foto muy divertida de una azada, un pico, y una pala apoyados en una verja con un cartel que dec√≠a: vendo aparatos de musculaci√≥n. La imagen ilustra muy bien el tema.

Hoy, nuestra vida es mucho m√°s sedentaria y c√≥moda, por lo que hay que evitar a toda costa que nuestro ocio tambi√©n sea sedentario. Sal con los ni√Īos al monte el fin de semana. Ve al cine andando y no elijas el que est√° al lado de casa, haz la compra andando en lugar de confiar siempre en la compra por internet... Las posibilidades que tenemos para hacer ejercicio van mucho m√°s all√° de un partido de p√°del o una sesi√≥n de musculaci√≥n en el gimnasio.

Todo esto, por supuesto, no quiere decir que no nos echemos unas partidas online nunca m√°s, pero nuestro ocio sedentario no debe ir en detrimento de otras rutinas m√°s saludables.

Advertisement

En resumen

  • Cambiar de h√°bitos, no necesariamente de alimentaci√≥n.
  • Evitar los alimentos talism√°n. Ning√ļn alimento te protege de engordar.
  • Evitar las bebidas con excesivo az√ļcar, como los refrescos.
  • Cambiar nuestros h√°bitos por otras rutinas m√°s saludables y controladas que no impliquen picar frente al ordenador.
  • Mantener una actividad f√≠sica, que no significa hacer deporte.

Ilustraciones: Serbinka / Shutterstock

Click here to view this kinja-labs.com embed.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)