Hay una nube gigantesca sobre uno de los volcanes más grandes de Marte, pero no es una erupción

74.1K
7
Save
Una nube de 1500 kilómetros de longitud parece salir del volcán Arsia Mons en Marte
Foto: ESA/GCP/UPV/EHU Bilbao (ESA)

Esta semana, la Agencia Espacial Europea publicó una curiosa foto del planeta Marte capturada por el orbitador Mars Express. Se trata de una formación de nubes de 1500 kilómetros de longitud que parece salir del enorme volcán Arsia Mons, de 16 kilómetros de altura. El fenómeno se ha observado durante varias semanas seguidas y causa la impresión de que el volcán está a punto de entrar en erupción, pero eso sería muy extraño porque su última erupción ocurrió hace unos 50 millones de años.

En realidad el Arsia Mons no está volviendo a la vida. Hay una explicación más simple que tiene que ver con un fenómeno meteorológico normal y corriente: las nubes orográficas. Las nubes orográficas ocurren cuando el viento golpea una estructura enorme como una montaña, en este caso el Arsia Mons, y es redirigido hacia arriba, donde se enfría y expande por la menor presión atmosférica. Como resultado, el vapor de agua que contiene se condensa y congela, formando nubes. (Las nubes orográficas son una de las razones por las que, en la Tierra, las regiones montañosas tienden a estar particularmente nubladas).

Advertisement

La atmósfera marciana es mucho menos densa que la de la Tierra y contiene una cantidad tan pequeña de agua que solo mediría 20 micrones de grosor si se extendiera uniformemente sobre la superficie del planeta, pero aun así tiene nubes de agua congelada. El Dr. Eldar Noe Dobrea, científico principal del Instituto de Ciencia Planetaria, explicó al New York Times que no hay ninguna posibilidad de que ocurra una erupción sin que la nave orbital la detecte, y que no hay nada inusual en las formaciones de nubes al oeste del volcán.

El Dr. Noe Dobrea tiene claro que esto no fue un evento volcánico porque, de lo contrario, las naves espaciales habrían detectado un aumento en el metano, el dióxido de azufre y otros gases que se expulsan con las erupciones. En cambio, es un ejemplo de cómo la topografía afecta el clima.

Es raro que no haya nubes sobre Arsia Mons. Hace más de una década, el Dr. Noe Dobrea analizó las observaciones de una misión anterior de la NASA, la Mars Global Surveyor, tratando de reconstruir una imagen sin nubes de la superficie marciana. Pero cada vez que la nave espacial pasaba sobre el flanco occidental del Arsia Mons, estaba nublado.

“Ni una sola de las observaciones tuvo una vista clara de la superficie en este punto”, dijo.

Como señala Motherboard, los científicos detectaron nubes similares en 2009, 2012 y 2015 durante la temporada de invierno marciana. El invierno está ocurriendo también ahora, acompañado por tormentas de polvo que podrían haber hecho más visibles las nubes. (Esas tormentas de polvo arrojan pequeñas partículas en la atmósfera que favorecen la congelación del vapor).

Marte solía ser un mundo muy activo geológicamente. Hay pruebas de que existe un volcanismo activo en parte del planeta, pero su alcance es muy limitado en comparación con el pasado lejano. Por ejemplo, su enorme volcán Olympus Mons, la montaña más alta que se conoce en el sistema solar, con una elevación estimada de 22,5 kilómetros, podría estar inactivo pero no extinto.

Advertisement

En general, explica The Conversation, el planeta tiene mucha menos masa que la Tierra y se cree que perdió tanta energía térmica que cualquier actividad volcánica es suficientemente rara como para que no lleguemos a verla nunca. Al menos en una escala temporal tan fugaz como la vida humana. Podrían pasar millones de años antes de que los volcanes más grandes del planeta logren expulsar más rocas fundidas.

Así que no, lo siento, estas nubes no son una indicación de que Marte está a punto de entrar en erupción. Pero siéntete libre de entretenerte con algunas de las teorías de la conspiración más extrañas que hay ahí fuera, como la que dice que la NASA nos está ocultando que hicieron que Arsia Mons entrara en erupción por accidente mientras construían una base secreta en las redes de cuevas marcianas.

Advertisement

[New York Times]

Share This Story