Foto: Castoret (Twitter)

Si paras en un hotel de carretera y de repente te ves rodeado de carteles con el número 58, como le pasó a este usuario de Twitter, no es que te hayas vuelto loco: se trata de un remedio casero para ahuyentar a las moscas que lleva varios años ganando adeptos a través de las redes sociales y el boca a boca.

El número 58, dicen los creyentes en la práctica, se parece a una telaraña. Las moscas lo perciben como una amenaza y prefieren evitarlo. “Hay que esperar unos pocos días”, pero al cabo de un tiempo las moscas no vuelven a aparecer.

De acuerdo con Magnet, esta leyenda urbana se popularizó en el norte de Italia y luego se extendió por Francia y España, cruzando el charco hasta Argentina. Algunos atribuyen su origen a la tradición asiática, otros a los árabes, pero todos coinciden en que funciona mejor si el número se dibuja en negro sobre blanco.

Pero ¿funciona? “Hasta donde yo sé, lo único que ahuyenta a las moscas son los repelentes a base de compuestos químicos”, explicó a Gizmodo en español el entomólogo Miguel Ángel Miranda, de la Universidad de las Islas Baleares. “Lo del número 58 carece de ninguna base científica que yo conozca”.

Advertisement

De hecho, los círculos del número ocho podrían provocar el efecto contrario: “Se sabe que las moscas se ven atraídas por pequeños círculos negros sobre fondo blanco porque se asemeja a moscas que ya están sobre una superficie”, dijo el científico. “Por lo tanto, induce a que aterricen en esa superficie”.