Photo: Alex Cranz (Gizmodo)

Después de unos meses muy malos para Intel y muy buenos para AMD, parecía terriblemente confuso que los fabricantes de CPU rivales se aliaran para hacer un nuevo chip. Sin duda, AMD está en su mejor momento gracias al éxito de sus nuevas CPU Ryzen y GPU Vega. Pero Intel se ha pasado los últimos meses bajo el escrutinio público por el fiasco de seguridad de Meltdown y Spectre. Cada CPU que fabrica la empresa, incluida la que estamos analizando, es vulnerable si no instalas el parche. Afortunadamente, la nueva CPU Intel de 8ª generación con gráficos AMD Vega integrados es tan rápida que pronto te olvidas del tema.

Hablo en serio cuando digo que me sorprendió la velocidad de esta nueva CPU con gráfica integrada. Intel lleva ocho años incorporando gráficos en sus CPU, lo que significa que no necesitas una tarjeta gráfica separada para procesarlos. Los gráficos integrados de Intel son válidos, pero no necesariamente buenos. Suficientes para una ronda de Gwent o Hearthstone, pero con problemas para manejar cosas más complejas como Rise of the Tomb Raider. De hecho, van a tirones con juegos menos exigentes como Overwatch y Civilization VI. Pero el nuevo procesador móvil Intel Core de 8ª generación con una Radeon RX Vega M es otra historia.

Advertisement

Ese nombre oficial es un trabalenguas, así que vamos a llamarlo por su otro nombre: el i7-8809G. El i7-8809G es uno de los dos nuevos procesadores Intel con gráficos AMD incorporados. Esta serie G está disponible exclusivamente con gráficos AMD, así que no busques una versión menos potente. Ambos procesadores son de octava generación y están basados en la microarquitectura Kaby Lake R. Ambos están destinados a dispositivos portátiles, por lo que no puedes comprar uno y colocarlo en tu ordenador de escritorio.

El i7-8705G es ligeramente menos impresionante porque no se puede overclockear. Estás atrapado en la velocidad que sale de fábrica. El i7-8809G puede ser overclockeado. Muchas personas evitan el overclocking porque, si no tienes cuidado, puede dañar el hardware de tu PC. Pero si tienes cuidado o te gusta manipular, también permite llegar a velocidades mucho mejores a costa de la potencia y eficiencia térmica. En el caso del i7-8809G, la única barrera entre tú y esas velocidades locas es la temperatura de la CPU.

La CPU y la GPU vienen en una placa bastante pequeña, con la CPU a la izquierda y la GPU más la memoria a la derecha.
Photo: Alex Cranz (Gizmodo)

Advertisement

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta CPU está diseñada para una computadora portátil, por lo que no podrás overclockearla demasiado a menos que la estés haciendo funcionar en un congelador o bajo una docena de ventiladores. El i7-8809G también usa mucha más potencia (100 vatios) que el i7-8705G (65W). Por lo tanto, están destinados a diferentes tipos de computadoras portátiles. No esperes encontrar algo superliviano, pero el i7-8705G podrá encontrarse como mínimo en portátiles tan ligeros como el Dell XPS 15 2 en 1 de 2,13 kg, mientras que la devoradora de potencia i7-8809 se destinará a cosas un poco más gruesas, como portátiles de gaming.

Ambas están también disponibles en formato Intel NUC, que es la línea de miniordenadores de Intel con CPU móviles. Los NUC solían ser una compra decente: tú ponías tu propio almacenamiento y memoria, pero a cambio podías hacerte con una por menos de $500 y tener una pequeña gran máquina para ejecutar ROMs y ver películas, montar tu propio servidor, o simplemente usarlas como un pequeño y bonito PC de escritorio. Pero con gráficos muy mejorados, vienen acompañadas de un precio mucho más alto. La versión i7-8705G cuesta $800, mientras que la versión i7-8809G que hemos analizado, el NUC8i7HVK, tiene un precio de $1.000.

El NUC puede resultar costoso, pero viene con muchos puertos. Solo en la parte frontal tiene una ranura para tarjetas SD, múltiples puertos USB, una toma de audio de 3,5 mm y un puerto HDMI
Photo: Alex Cranz (Gizmodo)

Advertisement

Eso es un desembolso importante para un ordenador, particularmente uno que exige que gastes unos cientos de dólares más para equipar la memoria y el almacenamiento, pero, recuerda, estos procesadores están pensados realmente para portátiles, como el próximo Dell XPS 15 2-en-1, y estos serán aún más costosos (el Dell XPS 15 2-en-1 con la 7-8705G costará $2.550). También serán realmente buenos para jugar y hacer cosas por el estilo.

En nuestros tests, el NUC con un i7-8809G rindió por encima de la media de los ordenadores portátiles con procesadores móviles Intel de 8ª generación, según los benchmarks WebXPRT 2015, Geekbench 4, y nuestra prueba de Photoshop (que consiste en medir el tiempo que tarda el ordenador en cambiar el tamaño de una serie de fotos en RAW y convertirlas a JPEG). El NUC se midió con grandes portátiles como el Huawei Matebook X Pro, el Dell XPS 13 y LG Gram 15. Pero cuando la gráfica integrada Radeon Vega se enfrentó a los gráficos Intel Iris que se encuentran en esos dispositivos, los destrozó. El NUC era cuatro veces más rápido que el Matebook X Pro cuando renderizaban cuadros en Civilization VI y más de 7 veces más rápido cuando se reproducía Overwatch a 1080p en High.

También era muy bueno con juegos que exigen mucho más GPU. Hizo 53 fps en Rise of the Tomb Raider a 1080p en High y 47 fps en Far Cry 5 a 1080p en Ultra. El Huawei Matebook X Pro ni siquiera podía ejecutar esos juegos. Por curiosidad, miré sus números frente al único equipo de gaming que tenía a mano, mi PC de escritorio con una i7 de 8ª gneración y una Nvidia 1080. Este ordenador hizo 116 fps en Tomb Raider y 98 fps en Far Cry 5, pero es dos veces más caro y cuatro o cinco veces más grande; de ​​hecho, la GPU Nvidia tiene aproximadamente el mismo tamaño que el Intel NUC al completo.

Advertisement

Entonces, ¿qué significa todo esto para Intel? Significa que la compañía tiene por fin gráficos integrados que pueden competir con Nvidia, que esencialmente acapara todo el mercado de ordenadores portátiles con buenas GPU. Los gráficos de Nvidia aparecen en casi todos los portátiles de fabricantes importantes como Razer, Alienware y MSI, sin mencionar muchas laptops destinadas al trabajo, como el Microsoft Surface Book 2 y versiones anteriores del Dell XPS 15. Es la reina, pero ahora hay un nuevo contendiente. La serie G de Intel no va a despeinarte como las GPU Nvidia 1080 que se encuentran en algunos portátiles de gaming de gama alta, pero es más que suficiente para robar usuarios a Nvidia en equipos de escritorio más baratos y en la mayoría de portátiles. Esperemos que una mayor competencia signifique que los precios comiencen a bajar. $1.000 por un NUC digno para jugar sigue pareciendo un poco extremo, aunque sea un PC compatible con la realidad virtual lo suficientemente pequeño como para llevar en una mochila.

Resumen

  • El rendimiento de la CPU está dentro de la media, pero el rendimiento de la GPU está a la par con las GPU Nvidia de gama alta.
  • La i7-8809G es una CPU de 100 vatios, lo que significa que necesita mucha potencia para funcionar. Así que no esperes encontrarla en portátiles pequeños.
  • El Intel NUC8i7HVK con CPU i7-8809G es rápido, pero por $1.000 nos parece caro, especialmente porque tienes que comprarle tu propio almacenamiento y memoria.